Noticias | Todos artículos


Tal como se esperaba, la Cámara de Diputados checa dio este martes su voto de confianza al Gobierno de Vladimír Spidla. En la Cámara, integrada por 200 diputados, votaron a favor de la moción de confianza los 101 legisladores de la coalición gubernamental. Ello significa que a diferencia de las elecciones presidenciales, todos los diputados oficialistas respaldaron el Gobierno. Votaron en contra los 99 diputados del Partido Cívico Democrático y del Partido Comunista.

El primer ministro Vladimír Spidla agradeció a la Cámara su voto de confianza, manifestando que es una señal para que el Ejecutivo cumpla consecuentemente su programa de gobierno.

La coalición gubernamental considera la votación sobre la confianza como una prueba de la cohesión por la que el Ejecutivo pasó con éxito. Los socialdemócratas, los democristianos y los liberales creen que su Gabinete coalicionista, debilitado después de la elección del Presidente de la República, podrá seguir cumpliendo su programa.

Inmediatamente después de la votación de confianza la corona checa se apreció ligeramente, llegando a cotizar a 31, 67 unidades por euro. Los economistas esperaban que el Gobierno de Vladimír Spidla recibiría la confianza de la Cámara. El analista del fondo PPF Pavel Kohout ha manifestado que el Gobierno merece la confianza,y ello por la sencilla razón de que el intento de formar un nuevo Gobierno no daría un Ejecutivo mejor.

Tampoco a los analistas políticos los cogió de sorpresa que el Gobierno de coalición haya obtenido la confianza de la Cámara. Opinan, entretanto, que el resultado favorable no resolvió los problemas internos del mayor partido de la coalición gubernamental - la socialdemocracia. Tan sólo el congreso del Partido Socialdemócrata podrá traer el desenlace de esos problemas, sostienen los analistas.