Noticias | Todos artículos


El presidente checo, Václav Klaus, y el primer ministro, Vladimír Spidla, firmaron este miércoles en Atenas el acuerdo sobre el ingreso de la República Checa en la Unión Europea. Sin embargo, sobre la entrada del país en dicha organización decidirán definitivamente los ciudadanos checos en un referéndum, a celebrarse el trece y el catorce de junio. En caso de que los ciudadanos checos den una respuesta positiva, la República Checa se integraría en la Unión Europea el primero de mayo de 2004. Spidla destacó que la República Checa quiere influir activamente sobre el futuro de la Unión Europea. Subrayó que el día de hoy fue superada definitivamente la división de Europa. El primer ministro checo afirmó que Europa puede convertirse en garante del respeto de los derechos humanos y del progreso económico y expresó la convicción de que la República Checa puede aportar grandes cosas a ese proceso. Más detalles con nuestra enviada especial en Atenas, Dagmar Keberlová: "El primer ministro checo, Vladimír Spidla, dijo que la firma del acuerdo es un momento excepcional en la historia de la República Checa. Destacó que representa el comienzo de una nueva época en la que el pueblo checo podrá decidir libremente sobre su destino." El Embajador de la Comisión Europea en la República Checa, Ramiro Cibrian, afirmó que los ciudadanos checos se merecen las ventajas que se desprenden de la integración de la República Checa en la Unión. Expresó también la esperanza de que el referéndum sobre la entrada del país en dicha organización tendrá resultados positivos.