Noticias | Todos artículos


En muchas ciudades checas se celebraron este lunes actos conmemorativos con motivo del Día de la Lucha por la Libertad y la Democracia, Fiesta Nacional de la República Checa.

En el capitalino Cuartel de Ruzyne, decenas de ciudadanos conmemoraron el cierre de las escuelas superiores checas por los nazis en 1939, la detención de más de mil 200 estudiantes y la ejecución de 126 de ellos. En el acto de piedad participaron representantes del Estado Mayor checo, de las universidades, así como de la Unión Checa de Luchadores por la Libertad.

La ceremonia tuvo lugar asimismo en la capitalina residencia estudiantil Hlávka cuyos estudiantes protestaron hace 64 años contra la ocupación hitleriana. "Los estudiantes radicales son capaces de despertar la opinión pública", dijo el Primer ministro, Vladimír Spidla, y advirtió sobre el futuro de la República Checa en la Europa unida. "Son sobre todo los jóvenes y los estudiantes quienes vinculan su esperanza en el futuro a la adhesión a la Unión Europea", recalcó Spidla.

Los políticos y los ciudadanos checos conmemoraron este lunes también otro acontecimiento del 17 de noviembre que se grabó en la historia del país: la manifestación estudiantil en la calle Národní, de Praga, en 1989. Dicha manifestación arrancó la "Revolución de Terciopelo" que puso fin al comunismo en Checoslovaquia. Ofrendas florales al pie del monumento en la calle Národní fueron colocadas por el presidente de la República, Václav Klaus, y por el Primer ministro, Vladimír Spidla. Al monumento acudían durante todo el día ciudadanos checos encendiendo velas.