Noticias | Todos artículos


El presidente checo, Miloš Zeman, dio inicio a una visita de trabajo a China.El viaje del presidente checo, Miloš Zeman, a China estuvo a punto de fracasar debido a la actual crisis gubernamental. Sin embargo, el jefe de Estado partió el jueves con una delegación de más de 80 empresarios y el gobernador del Banco Nacional Checo.

Varios políticos y representantes de la opinión pública criticaron al presidente checo por viajara a China en medio de la crisis gubernamantal. Tres ministros del oficialista Partido Socialdemócrata se negaron a viajar e insistieron en que la situación ameritaba permanecer en el país.

El líder del democristiano Partido Popular, Pavel Bělobrádek, propuso que el Parlamento prohibiera la salida al mandatario. Zeman amenazó efectuar la visita de trabajo a toda costa. Al final el Parlamento conecedió el permiso pertinente.

Se trata de la tercera visita de Zeman a China en menos de cinco años. El madatario asegura que el objetivo de sus periplos es profundizar las relaciones económicas mutuas y nunca ha prestado oídos a las críticas sobre la situación de los Derechos Humanos en la potencia asiática.

Entre los miembros de la delegación se encuentra el jefe del fabricante de autos Škoda Auto, Bernard Maier. Un vocero confirmó que éste acompañaría a Zeman a una reunión con el presidente chino Xi Jinping. Otro de los participantes en esa reunión, todavía por confirmar oficialmente, es el empresario más rico de la República Checa, propietario mayoritario del Grupo PPF, Petr Kellner.

No faltará Jiří Rusnok, jefe del Banco Nacional, que recientemente concedió una licencia al banco más grande de China, ICBC, para abrir su primera sucursal en la República Checa, según el periódico financiero Hospodářské Noviny.