La pandemia del coronavirus frena el boom de las minicervecerías

24-06-2020

La pandemia del coronavirus está poniendo a prueba a las pequeñas cervecerías checas. Mientras que muchas saldrán adelante, el crecimiento de los últimos años se ha parado.

Petr Janík, foto: Ondřej TomšůPetr Janík, foto: Ondřej Tomšů Decenas de nuevas cervecerías surgían anualmente en Chequia en los años precedentes. Su popularidad crecía e invertir en la cocción de cerveza significaba ganancias casi seguras. Ahora, la crisis ocasionada por la pandemia está poniendo a prueba la resistencia económica de las pequeñas marcas de cerveza checa.

Petr Janík, de la cervecería monasterial de san Adalberto en el barrio praguense de Břevnov, no descarta que aparezcan cervecerías nuevas, pero sostiene, que la crisis tendrá un precio.

“No estoy diciendo, por supuesto, que no puede aparecer una nueva cervecería. Pero no continuará el boom, ya no se tratará de decenas de nuevas cervecerías al año como hasta ahora, y habrá algunas que desaparecerán. Porque no todas las cervecerías pequeñas estaban diseñadas, desde un punto de vista económico, para fabricar cerveza de manera permanente”.

Tomáš Maier, foto: ČTTomáš Maier, foto: ČT En los años recientes, en Chequia aparecían hasta 50 cervecerías nuevas cada año. También Tomáš Maier de la Universidad Checa de Agricultura cree que la crisis actual interrumpirá el desarrollo del sector, aunque prevé que perjudicará más a las fábricas cerveceras grandes.

“Yo creo que la crisis afectará a las cervecerías pequeñas de manera mínima. Posiblemente se registrará un leve bajón, porque la situación sí ha cambiado. Pero las que registrarán más pérdidas serán seguramente las grandes cervecerías industriales, porque sus productos son más corrientes y no ofrecen nada particularmente especial. Las minicervecerías gozan de la ventaja de que ofrecen cerveza que es, de alguna manera, única y excepcional“.

Foto: Jirka.h23, CC BY-SA 3.0Foto: Jirka.h23, CC BY-SA 3.0 Dada la larga tradición de la cerveza checa y la gran competencia en el sector, las cervecerías artesanales se centran sobre todo en la producción de cervezas con sabores originales. Antes de la crisis, sus clientes estaban dispuestos a pagar un precio más elevado por los productos, pero, según expertos, tras la pandemia, esto podría cambiar.

Pavel Palouš es un maestro cervecero que ha creado decenas de nuevas cervezas. En otoño afina el sabor con un poco de escaramujo, en verano añade frutas, como por ejemplo grosellas negras. Según comentó para la Radio Checa, la creación de un nuevo sabor puede tardar hasta varios meses.

“A veces uno lo logra a la primera. Va reuniendo información, probando diferentes cervezas y en un momento acierta. A veces el proceso tarda un mes, a veces hasta medio año o un año. Y después, puede que la salga bien primera cerveza o a veces pasa que se tiene que perfeccionar un poco. Pero en la mayoría de los casos uno ya sabe cómo.”

Aleš Dvořák, foto: Archivo del Budweiser BudvarAleš Dvořák, foto: Archivo del Budweiser Budvar La predilección de los checos por cervezas especiales la confirma Aleš Dvořák, maestro cervecero del Budweiser Budvar con sede en České Budějovice. En su opinión, los pequeňos fabricantes que producen cerveza de calidad lograrán sobrevivir la crisis. Uno de los mayores atractivos con los que pueden ganarse nuevos clientes son precisamente sabores poco comunes, comenta.

“Creo que la tendencia ahora es inventar sabores completamente extraños. Ofrecer algo nuevo, una sensación, una cerveza de sabor interesante, estilos de cerveza nuevos, es como un juego”.

Foto: Alekséi PonomariovFoto: Alekséi Ponomariov En la actualidad, en Chequia existen cerca de 500 pequeñas cervecerías. Los checos son los líderes del mundo en número de cervecerías por habitante y encabezan asimismo la lista de mayores consumidores de esta bebida. Anualmente se trata de unos 140 litros de cerveza por persona.

En comparación con el año 2019, las fábricas cerveceras de Chequia incrementaron su producción en un 1.6% y la cocción de cerveza alcanzó 21.6 millones de hectolitros. Se trató de una cantidad récord, que este año será difícil de igualar.

24-06-2020