Maria Jeritza

19-06-2020

Nacida como Marie Jedličková, fue una renombrada soprano checa. Estudió violín, piano, violoncelo y arpa en el conservatorio de Brno, no obstante su talento la llevó por el camino de la ópera.

Debutó con la representación en Olomouc en 1910 del papel de Elsa en la obra Lohengrin de Richard Wagner. La repercusión fue tan extraordinaria que el emperador Francisco José de Austria solicitó que fuera aceptada en la Ópera Estatal de Viena. Tras este contrato, se trasladó a la Ópera Metropolitana de Nueva York donde actuó entre 1921 y 1932 y tuvo gran mérito en la introducción en el repertorio de la ópera Jenufa de Leoš Janáček. El público checo pudo admirar su talento en el Teatro Nacional de Praga únicamente en forma excepcional, cuando actuaba como invitada. Maria Jeritza tenía una voz hermosa, una apariencia encantadora y además era excelente actriz. En el mundo del teatro la admiraban sobre todo por su interpretación de papeles dramáticos y apareció incluso en la portada de la revista Time. Su poderosa voz le ganó el apodo Moravia Thunderbolt, ‘Estruendo Moravo’.

El proyecto de ilustraciones “Mujeres checas que hicieron historia” se ha inspirado en el 100 aniversario de la legalización del voto para las mujeres checoslovacas en 1920 y el 200 aniversario del nacimiento de la escritora Božena Němcová. Se trata de un proyecto en el que colaboran los Centros Checos, los estudiantes de la Facultad de Diseño y Arte Ladislav Sutnar de Pilsen, coordinados por Renáta Fučíková, y Radio Praga Internacional.