07-08-2003

Expedición científica checa investigará el enigma del meteorito de Tunguska

Veinte expedicionarios checos investigarán durante el presente mes en Siberia el lugar donde cayera hace 95 años el enigmático meteorito de Tunguska. La expedición quiere presentar posteriormente los resultados de sus investigaciones en un documental que se exhibirá en la Televisión Checa, y publicar al respecto un libro.

De la expedición, organizada por la Sociedad de Astronomía de la ciudad checa de Vlasim, forman parte, entre otros, un biólogo, un astrónomo, un camarógrafo y un fotógrafo. Los restantes expedicionarios son jóvenes aficionados que fueron seleccionados a raíz de los resultados de un concurso de cinco meses de duración en el que participaron alumnos de secundaria y miembros de la Asamblea de niños de la República Checa en pro del medio ambiente.

El brillo del gigantesco bólido que cayera en junio de 1908 en la cuenca del río Podkamennaya Tunguska, en Siberia, superaba al del Sol. Su impacto fue tan potente que destrozó bosques de coníferas en una superficie de 2500 kilómetros cuadrados. A causa de la violenta explosión saltaron los cristales de las ventanas en un área de 70 km a la redonda. Todo el acontecimiento sigue rodeado de muchos enigmas. La expedición checa tratará de aportar su granito de arena para descifrar algunos de ellos.

Cien años del electrocardiógrafo

Hace cien años, en agosto de 1903, el profesor de la universidad holandesa de Leyden, Willem Einthoven, ensayó un electrocardiógrafo de su construcción. Sin embargo, pasaron todavía varios años hasta que el aparato pudiera utilizarse para exámenes clínicos.

El electrocardiógrafo registra la actividad eléctrica del corazón. En Bohemia fue utilizado por primera vez para una prueba clínica en 1913 gracias al hecho de que el policlínico de la calle Myslíkova, en Praga, obtuviera el aparato como donativo de un mecenas aristocrático. El renombrado especialista en enfermedades cardiovasculares, el Prof. Václav Libenský, lo utilizaba para diagnósticos.

El fundador de la electrocardiografía checa y uno de sus pioneros a nivel mundial, fue el profesor Frantisek Herles. En 1926 fue el primer médico del mundo en diagnosticar un infarto de miocardio oculto sólo a partir de un electrocardiograma.

A mediados de los años 30, el profesor Herles pronosticó que la mortalmente peligrosa fibrilación de los ventrículos podría ser curada con una adecuda descarga eléctrica, tratamiento realizado hoy en día por los defibriladores.

En Moravia del Norte fue hallada una estatuilla de 6 mil años de antigüedad

Foto: CTKFoto: CTK El verano es para la arqueología checa su temporada alta en la que se suceden interesantes hallazgos. En la comarca de Sumperk, en Moravia del Norte, los arqueólogos hallaron una estatuilla de 6 mil años de antigüedad, procedente del neolítico.

En Europa Central, el neolítico comprende el período entre los años 6000 y 3500 antes de Cristo. En aquella época los pobladores prehistóricos empezaron a dedicarse a la agricultura, incluída la agropecuaria.

El hallazgo de la estastuilla prehistórica que representa una cabeza humana, tuvo lugar en el transcurso de las excavaciones que preceden la construcción de una circunvalación. La estatuilla formaba probablemente parte de una vasija utilizada para practicar algún culto. Para los arqueólogos es una prueba más de que los hombres prehistóricos poseían una desarrollada vida espiritual. Opinan que la pieza hallada había pertenecido a un chamán local.

07-08-2003