22-07-2004

En esta edición les ofrecemos los siguientes temas relacionados con el espacio cósmico: "El primer hombre en la Luna escuchaba hace 35 años la Sinfonía del Nuevo Mundo" y "Astrofísico checo analiza partículas del polvo cósmico recogidas por la sonda Cassini".

El primer hombre en la Luna escuchaba la Sinfonía del Nuevo Mundo

Hace 35 años, el 24 de julio de 1969, regresó a la Tierra la misión espacial Apollo 11, cuyo comandante, Neil Armstrong, se convirtió en el primer ser humano en pisar suelo lunar.

El 16 de julio de 1969 fue lanzado, del Centro Espacial Kennedy, en Estados Unidos, el potente cohete Saturno V que portaría la nave espacial Apollo 11 rumbo a la Luna.

El Apollo 11 llevaba a bordo a los astronautas Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins. El módulo lunar con Armstrong y Aldrin realizó el alunizaje el 20 de julio de 1969 mientras que el módulo de comando, con Michael Collins, giraba en órbita de la Luna.

Armstrong y Aldrin fueron los primeros seres humanos en pisar suelo lunar. Durante su caminata de dos horas y media recogieron casi 22 kilos de muestras de rocas lunares. La misión lunar regresó a la Tierra el 24 de julio de 1969.

Durante la misión del Apollo 11 tuvo su estreno cósmico la Sinfonía del Nuevo Mundo, del compositor checo Antonín Dvorák. El astronauta, y primer hombre que pisó la Luna, Neil Armstrong, se llevó a la cabina del Apollo 11 una grabación de la célebre sinfonía, que escuchaba a través de los auriculares.

La Sinfonía del Nuevo Mundo no es la única obra musical checa que ha sonado en el cosmos. La melodía de la polca "Barrillito de Cerveza" despertaba a los astronautas del transbordador espacial Discovery.

Astrofísico checo analiza partículas del polvo cósmico recogido por la sonda Cassini

Seguimos en el cosmos. A principios del mes en curso la sonda Cassini ingresó exitosamente en la órbita del planeta Saturno después de haber viajado por el espacio durante más de seis años. Cassini estudiará Saturno y sus 31 lunas durante cerca de cuatro años.

La sonda porta a bordo un sofisticado equipo que recoge y analiza las partículas del polvo cósmico.Y con esta faceta de la misión científica de la sonda Cassini tiene mucho que ver el investigador checo Jirí Svestka.

Jirí Svestka estudió Astrofísica, especializándose en la investigación de las partículas cósmicas. Desde 1985 colabora con el Instituto de Max Planck, de Heidelberg, que desarrolló la sonda Cassini.

Rayaba casi con un milagro que en los años ochenta un científico procedente de un país comunista, como Jirí Svestka, pudiera entablar colaboración con una entidad científica occidental. Svestka temía que las autoridades checoslovacas no le diesen permiso para viajar a Heidelberg debido a dos motivos: sus padres emigraron al extranjero y él no militaba en el Partido Comunista. El astrofísico pudo viajar finalmente a Alemania gracias a la intervención enérgica de un colega científico.

Jirí Svestka analiza actualmente en Heidelberg los resultados de las mediciones que realiza a bordo de la sonda Cassini el equipo que recoge las partículas del polvo cósmico.

El equipo que porta la sonda, registra el peso, la carga eléctrica, la dirección y velocidad de las partículas y realiza a su vez análisis químico de éstas.

Estudiar las partículas de polvo cósmico es muy importante, ya que arroja más luz sobre cómo surgió el cosmos y la vida.

El astrofísico checo Jirí Svestka analiza en Heidelberg concretamente las cargas eléctricas de las partículas cósmicas. En años pasados analizó el polvo cósmico en el marco de los proyectos Galileo y Odiseo.

Colabora, además, en el proyecto del lanzamiento del satélite DUNE que analizará las partículas de polvo cósmico en las inmediaciones de la Tierra. Se prevé que entre 2015 y 2025 sea lanzada una sonda que estudiará las partículas más allá de las fronteras del sistema solar.

22-07-2004