10-02-2005

"Maxicelular de Jablotron", "Médicos checos transplantan a un diabético islotes de Langerhans"," El negocio de las lombrices de tierra es rentable"- éstos son los temas que abordamos en la presente edición.

Maxicelular de Jablotron

Maxicelular de Jablotron (Foto: CTK)Maxicelular de Jablotron (Foto: CTK) Ir contra la corriente da a veces buen resultado. Mientras que los fabricantes mundiales de teléfonos móviles compiten quién lanzará al mercado el celular más pequeño, la empresa checa Jablotron, con sede en Jablonec nad Nisou, ha apostado por el contrario: fabricar el celular más grande del mundo. Además, el diseño del maxicelular se parece al de un teléfono clásico.

Jablotron ha acertado y su maxicelular está cosechando éxito en el mundo. En la feria de Hongkong ha obtenido un encargo de suministrar cien mil ejemplares. La demanda del maxicelular supera todas las expectativas de Jablotron que lo está fabricando en sus plantas checas y en su filial en China.

Jablotron ofrece a los clientes tres versiones del maxicelular y una de ellas permite conectar el ordenador a la Red. El fabricante está preparado para configurar el aparato según las exigencias de los operadores de telefonía móvil.

 

Médicos checos transplantan a un diabético islotes de Langerhans

Un diabético de 36 años es el primer paciente a quien le ha sido transplantado en la República Checa el tejido que produce en el cuerpo humano insulina.

Dicho tejido se denomina islotes Langerhans. Éstos producen y liberan en el páncreas la insulina, hormona que regula la cantidad de azúcar contenido en la sangre.

Los médicos del Instituto de Medicina Clínica y Experimental de Praga transplantaron islotes Langerhans al paciente que había padecido durante 22 años la llamada diabetes inestable. Es una patología en la que con frecuencia el nivel de azúcar pasa muy rápidamente de alto a bajo y viceversa.

La preparación de los islotes Langerhans, procedentes de un donante fallecido, duró diez horas. Esto se comprende: el páncreas pesa de 80 a 100 gramos mientras que los islotes Langerhans representan dos mililitros de tejido. Según el Dr. Frantisek Saudek, jefe del equipo que llevó a cabo la operación, el propio transplante es bastante sencillo.

El especialista opina que el transplante de los islotes Langerhans podría convertirse en un buen tratamiento para muchos pacientes que padecen la diabetes tipo I.

Es una enfermedad autoinmunológica que surge generalmente en la infancia, siendo acompañada por graves complicaciones. El sistema inmunológico del paciente destruye las células beta de los islotes Langerhans que producen la insulina y los pacientes deben inyectarse esta hormona durante toda su vida. En la República Checa padecen esta patología unos 2500 niños.

 

El negocio de las lombrices de tierra es rentable

Para Karel Pecl de la localidad de Pustejov, en Moravia del Norte, empieza a ser rentable el negocio de lombrices de tierra. El empresario transformó el año pasado en biomasa 82 millones de lombrices californianas.

La empresa surgió hace siete años. Al principio, Pecl tenía su propio criadero de lombrices de tierra, pero ahora las adquiere de un centenar de suministradores. En su empresa las utiliza para producción de un preparado que los agricultores aplican en granjas de cerdos y aves para eliminar el amoníaco de las camas de los animales domésticos. Dicho preparado mejora el ambiente de las granjas y mantiene seca la cama de los animales.

En su empresa de agricultura ecológica, Karel Pecl obtiene de la biomasa de lombrices de tierra preparados para la limpeza de agua en las depuradoras.

Con los abonos naturales que produce en su planta de lombricultura ha penetrado en la mayoría de los hipermercados checos. Este año Karel Pecl iniciará la exportación de sus productos de la biomasa de lombrices de tierra a Italia, España y Bulgaria.

10-02-2005