12-05-2005

En esta edición les ofreceremos los siguientes temas:"Equipo checo- estadounidense descubre nuevas posibilidades en el tratamiento de la infecundidad" y "Las moldavitas tienen su origen en una catástrofe cósmica".

Nuevas posibilidades en el tratamiento de la infecundidad

El doctor Antonín Bukovský se graduó en la Universidad Carolina de Praga y ahora trabaja en la Universidad de Tennessee, en Knoxville. El equipo checo- estadounidense, que encabeza, logró en los laboratorios de Knoxville un novedoso descubrimiento que abre nuevas posibilidades en el tratamiento de la infecundidad.

Antonín Bukovský y sus colaboradores Marta Svetlíková y Michael Caudle retiraron a cinco mujeres células de la superficie del ovario. En condiciones de laboratorio han obtenido a partir de ellas una de las células más importantes: el óvulo.

El equipo checo - estadounidense ha abierto de esta manera nuevos caminos para el tratamiento de la infecundidad. Su procedimiento promete la "producción" en laboratorio de óvulos para las mujeres que por los más diversos motivos no tienen óvulos propios. El método desarrrollado por el equipo del doctor Antonín Bukovský les posibilitará en el futuro dar a luz hijos que serán biológicamente suyos.

El descubrimiento hará también posible postergar la menopausia. Los científicos hablan de hasta doce años. Las mujeres podrían dar a luz más tarde que ahora y con menos riesgo. Los científicos piensan que congelarían a las mujeres las células procedentes de la superficie del ovario. Si éstas decidieran después tener hijos, los médicos obtendrían los óvulos a partir de las células congeladas.

En caso de estar presentes las hormonas femeninas, determinadas células de la superfice del ovario se transforman en óvulos. Si los científicos las cultivan en otras condiciones, las células del ovario podrán convertirse en neuronas o en células de la piel.

Si se confirman los primeros experimentos del equipo del doctor Bukovský, las células obtenidas de la superficie del ovario podrían ayudar también a las personas que padecen enfermedades cerebrales y cardíacas o la diabetes.

Exposición de moldavitas

Observatorio Stefánik en PragaObservatorio Stefánik en Praga En el observatorio Stefánik en Praga se exhiben las moldavitas más bellas. En la muestra "La belleza extrema" se puede ver un centenar de ellas.

El título de la muestra "La belleza extrema" alude al hecho de que las moldavitas son producto de una catástrofe cósmica y que han estado sometidas a unas condiciones muy extremas de presión al surgir en el impacto de un asteroide.

Dicho asteroide cayó hace millones de años en Ries, en la vecina Baviera, al sur de la actual frontera checa. Lo testimonia el cráter surgido entonces. El impacto del cuerpo celeste fundió las rocas y las gotas de la materia fundida fueron arrojadas por la onda expansiva a Bohemia.

Así surgieron las moldavitas que se parecen a fragmentos de vidrio. Deben su nombre al río Moldava-Vltava- que corre desde Bohemia del Sur en dirección al norte. La cuenca del Vltava está cerca del lugar donde había caído el asteroide y las moldavitas abundan en sus márgenes.

En la muestra presentada en el observatorio Stefánik en Praga se exhibe también un centenar de tectitas y otros vidrios naturales que tienen su origen en los impactos de los cuerpos celestes que se registraron en el mundo entero hace millones de años, como por ejemplo en Libia, Tailandia, Java, Australia y Perú. En ello consiste precisamente la originalidad de la exposición.Las piezas provienen de la colección privada de Milan Prchal de Ceské Budejovice que cuenta ya con 25 mil ejemplares.

12-05-2005