01-09-2005

"En la República Checa ha empezado a operar otra planta solar experimental", "Cómo preparaban el caldo los cazadores prehistóricos", "El cáñamo técnico regresa a los campos checos" - éstos son los temas que les ofrecemos en la presente edición.

Planta solar de la Universidad Masaryk de Brno

La República Checa es uno de los mayores fabricantes europeos de paneles solares. Las empresas checas se benefician de la elevada demanda en el mercado alemán. Sin embargo, en lo que se refiere a la instalación de plantas solares este país queda todavía bastante retrasado en comparación con las vecinas Alemania y Austria.

Con el fin de reducir el atraso, la Facultad de Pedagogía de la Universidad Masaryk de Brno ha iniciado la operación en pruebas de la mayor planta solar checa cuyos paneles cubren una superficie de 500 metros cuadrados. Su capacidad anual es de 40 megawattios.La planta solar contribuirá, además, a la reducción de las emisiones de dióxido de carbono en 24 mil kilos al año.

Plantas solares experimentales operan también en la Facultad Electrotécnica de la Universidad de Bohemia Occidental y en las escuelas superiores de Praga, Liberec y Ostrava. Los centros de enseñanza superior han podido utilizar para la instalación de las plantas solares las dotaciones de un proyecto de la Unión Europea que ha apoyado la adquisición de paneles solares por 22 universidades europeas.

Una nueva ley checa sobre las fuentes renovables de energía se propone impulsar el desarrollo de las plantas solares garantizando a sus operadores precios fijos de la electricidad generada durante un período de quince años.

 

Caldo de los cazadores prehistóricos

¿Saben, amigos oyentes, cómo preparaban los hombres prehistóricos el caldo? En la región que se llama hoy en día La Suiza Checa y está situada en Bohemia del Norte, lo hacían de la siguiente manera:

En el suelo excavaban primero un hoyo, en el que colocaban después una bolsa de cuero. De la hoguera tomaban piedras de basalto calentadas a alta temperatura y las echaban en la bolsa con el agua.

El agua entraba en ebullición y ese era el mejor momento para colocar en la bolsa los huesos de animales para el caldo. Podemos afirmarlo a raíz de los descubrimientos de los arqueólogos en La Suiza Checa que debajo de una cornisa de roca hallaron una cocina al aire libre de los cazadores prehistóricos. En ningún otro lugar de la República Checa han obtenido tantos testimonios sobre la vida de los hombres de hace diez mil años.

En una franja de diez metros los arqueólogos descubrieron una decena de hoyos que servían para cocinar, así como varias hogueras, huesos y semillas. Los científicos hallaron, entre otros, huesos de venado que podrían haber sido utilizados para la preparación del caldo. En un futuro próximo los interesados tendrán la oportunidad de ver la cocina prehistórica reconstituida en el museo de la ciudad de Decín.

 

Cáñamo para uso técnico

Tras un receso de 50 años regresa a los campos checos el cáñamo para uso técnico. La planta de Cannabis empieza a tener una elevada demanda ya que toda Europa busca fuentes alternativas de energía y de materias primas. Si se tienen en cuenta los múltiples usos del cáñamo y la creciente demanda, en la República Checa la planta podría cultivarse en hasta 40 mil hectáreas.

En la República checa está autorizado el cultivo de tales variedades de Cannabis que contienen menos del 0,2 por ciento del estupefaciente tetrahidrocanabiol, THC. Los adictos a la marihuana usan Cannabis indica que se caracteriza por concentraciones varias veces más elevadas del principio activo tetrahidrocanabiol.

El cáñamo es materia prima para la industria textil, en las papeleras puede sustituir la madera de los bosques. En la construcción civil sirve para la producción de placas de aislamiento y también se aprovecha para fines energéticos en forma de pellets y briquetas.

01-09-2005