16-02-2006

"Equipo astronómico en la pampa argentina lleva el nombre de un astrónomo amateur checo" y "Espectacular descubrimiento de armas germanas de casi dos mil años de antigüedad"- éstos son los temas que les ofrecemos en esta edición.

Uno de los detectores del Observatorio Pierre Auger lleva el nombre de un astrónomo checo

Un original equipo instalado en la pampa argentina ha sido bautizado con el nombre del checo Jan Zajíc, fundador del observatorio astronómico amateur de la ciudad de Vlasim. El comité directivo del observatorio internacional para la investigación de la radiación cósmica, ubicado en Argentina, ha puesto el nombre de Jan Zajíc a uno de los detectores terrestres de dicha radiación.

El presidente de la Sociedad Astronómica de Vlasim, Jan Urban, explicó que también un asteroide que gira entre las órbitas de Marte y Jupiter lleva el nombre del fundador del observatorio de Vlasim.

¿Y cómo llegó a ser bautizado con el nombre del astrónomo amateur checo uno de los detectores del observatorio Pierre Auger en la pampa argentina?

Los científicos invitaron primero a los niños argentinos a proponer nombres de los detectores de radiación cósmica. El año pasado tuvieron la misma oportunidad también niños de la República Checa. De un centenar de propuestas llegadas, una comisión del Instituto de Física de la Academia checa de Ciencias seleccionó diez nombres.

La propuesta de bautizar uno de los detectores con el nombre del astrónomo amateur checo se debe a Jan David, de la ciudad morava de Zábreh, que en la final de la competición "Olimpíada Astronómica" tuvo la oportunidad de proponer los nombres de los detectores en la pampa argentina.

 

Descubierta colección de armas germanas en los Montes Metálicos

Casi medio año guardó Jaroslav Zvurský, de la comarca de Chomutov, en el sótano de su casa, un tesoro de inestimable valor. En un pequeño bosquecillo cerca del pueblo de Hradecná, en los Montes Metálicos, realizó un descubrimiento que no tiene paralelo en las tierras checas. Un montón de objetos herrumbrosos cubiertos de tierra que descubrió, eran armas de guerreros germanos de casi dos mil años de antigüedad.

La colección de armas del siglo segundo de nuestra era, descubierta cerca del pueblo de Hradecná, tiene un inestimable valor histórico. Jamás se hallaron en territorio checo, en un mismo lugar, 22 armas germanas. El hallazgo comprende, entre otras armas, una espada de hierro y once puntas de lanza y de jabalina.

Semejante hallazgo fue realizado por los arqueólogos checos en los años cincuenta, en el pueblo de Sendrazice, donde fueron, sin embargo desenterradas sólo nueve armas.

Jaroslav Zvurský, que había descubierto la colección de armas germanas en los Montes Metálicos, la trajo a los arqueólogos medio año después de haber realizado el hallazgo. Los arqueólogos están enojados porque en ese lapso de tiempo se borraron importantes huellas en el lugar del hallazgo y los científicos no pueden obtener los datos necesarios para hacer conclusiones sobre cómo las armas llegaron a ser depositadas en una sepultura rasa.

A pesar de disponer de pocos indicios, los arqueólogos están convencidos de que se trataba de un enterramiento ritual. Ejemplares del armamento de guerrilleros germanos fueron hallados en un lugar deshabitado, situado a una considerable altitud sobre el nivel del mar, lejos de los cursos fluviales. Apoya esta hipótesis el hecho de que al norte de las fronteras checas se hallaron numerosos enterramientos con centenares de armas.

Las puntas de las jabalinas y de las lanzas descubiertas cerca del pueblo de Hradecná en los Montes Metálicos estaban dobladas. Ese procedimiento se utilizaba para impedir que las armas fuesen usadas por otra persona más que su dueño original; también representaba la muerte simbólica: las armas debían morir al mismo tiempo que el guerrero.

16-02-2006