El radiotécnico Rudolf Formis fue asesinado por luchar contra Hitler en onda corta

21-04-2005

El especialista en radiotecnia, el ingeniero Rudolf Formis, fue asesinado por luchar contra Hitler en las ondas. Rudolf Formis era un ciudadano alemán, pero los agentes nazis lo asesinaron en territorio checo, desde el cual conducía en el éter la batalla contra el Führer.

Adolfo HitlerAdolfo Hitler Después de que llegara en 1933 al poder en Alemania Adolfo Hitler, muchos de sus opositores emigraron a Checoslovaquia. El servicio secreto del régimen nazi asesinó en Bohemia a varios activistas antihitlerianos alemanes. Uno de los casos más sonados fue el asesinato del ingeniero Rudolf Formis.

El ingeniero Rudolf Formis era un destacado especialista en radiotecnia. A mediados de los años veinte realizó con ayuda de un emisor de onda corta una comunicación telegráfica inalámbrica con Estados Unidos. Formis vivía en la ciudad alemana de Stuttgart, donde trabajaba como director técnico de la estación de radio local.

Al mismo tiempo se dedicaba a la investigación de los llamados "rayos de la muerte", es decir, estudiaba la posibilidad de detener a distancia con ondas de radio los motores de explosión de automóviles y aviones.

StechoviceStechovice Las autoridades nazis acusaron al ingeniero Formis de haber cometido un sabotaje contra la transmisión radiofónica de un discurso de Adolfo Hitler. El técnico hizo las maletas apresuradamente y huyó en abril de 1934 a Checoslovaquia.

El ingeniero Formis planeaba viajar de Checoslovaquia a Turquía, donde tenía contactos, ya que había estado en ese país como oficial durante la Primera Guerra Mundial. Pensaba también que podría instalarse eventualmente en Palestina. Sin embargo, no resultó ninguno de los planes del técnico alemán. Fue detenido en las fronteras rumanas y devuelto a Checoslovaquia.

Hotel 'Zahori'Hotel 'Zahori' Después de una breve estancia en Praga, el ingeniero Formis decidió alojarse en un hotel en los alrededores del centro de recreo de Stechovice, al sur de Praga. El radiotécnico construyó un emisor de onda corta y desde noviembre de 1934 transmitía a Alemania programas antihitlerianos.

En la lucha en el éter, las emisiones antihitlerianas del ingeniero Formis representaban una competencia a los programas difundidos por la emisora oficial nazi de Königwusterhausen. Los nazis decidieron hacer callar al emisor antihitleriano y a su operador.

El servico secreto nazi envió a Checoslovaquia a una pareja de agentes- Alfred Naujocks y Edith Kersbach- que se hicieron pasar por turistas. La señorita Edith se hizo amiga del ingeniero Formis, y así los agentes obtuvieron la impresión de las llaves de la habitación hotelera del radiotécnico.

La tumba de Rudolf Formis en la aldea de SlapyLa tumba de Rudolf Formis en la aldea de Slapy El agente Naujocks viajó a Berlín, donde fue confeccionada una copia de la llave del alojamiento de Rudolf Formis. Naujocks regresó a Checoslovaquia con otro terrorista encargado de ayudarle en el secuestro de Rudolf Formis ya que los nazis querían aprovechar para fines bélicos los conocimientos del ingeniero.

Rudolf Formis se defendió con un arma a los secuestradores y éstos le mataron. Después destruyeron la habitación con un explosivo pensando que así destruirían el emisor de onda corta. Sin embargo, el aparato estaba escondido en otra habitación y de esta manera escapó a la destrucción. Hoy en día el emisor del ingeniero Formis está depositado en el Museo Nacional Técnico, en Praga.

El ingeniero Formis fue sepultado en Slapy, al sur de Praga. Sus asesinos lograron escapar. Uno de ellos, Alfred Naujocks, participaría en 1939 en el fingido asalto a la estación de radio de Gliwice, provocación orquestada por los nazis, utilizada como pretexto para invadir Polonia y desencadenar la Segunda Guerra Mundial.

21-04-2005