Letná y su historia

28-08-2018

Hoy además de conectarnos con ustedes como es costumbre y de compartir su fiel correspondencia, les contaremos un relato acerca de la historia del parque Letná.

Foto: Archivo de ČRo - Radio PragaFoto: Archivo de ČRo - Radio Praga Buen día para toda nuestra querida audiencia que se conecta a una nueva emisión de cita con los oyentes.

Esperamos que se encuentren muy bien y que hayan tenido una buena semana.

Empezaremos como siempre por leer las últimas cartas que nos han llegado y por enviar saludos a aquellos que se comunican con nosotros desde todas partes del mundo.

Desde Argentina nos escribe Ceferino Campajo y nos informa que ya se encuentra viviendo en su nueva casa en la ciudad de Rosario y así mismo nos envía sus saludos.

Felicidades querido oyente, le deseamos la mejor de sus estancias en su nuevo hogar y le devolvemos sus saludos por parte de todo el equipo.

Foto: Ondřej Kmoníček, CC BY 3.0Foto: Ondřej Kmoníček, CC BY 3.0 También nos ha llegado una hermosa postal del vecino país de Argentina. Matheus Martins nos ha mandado desde Brasil, una postal con una linda fotografía de su ciudad, Brasilia.

Muchas gracias por acordarse de nosotros Matheus, le enviamos un abrazo y le deseamos una feliz semana. La última correspondencia de la que también hablaremos viene desde Chile. Gabriela Červený nos dice lo siguiente:

“Debo decir que soy hija de un checo nacido en la ciudad de Plzen y cuando viaje por primera vez fue muy emocionante porque me sentí como en casa. Aunque no sé hablar checo recorrí ambas ciudades, Praga y Plzen, y nunca me sentí una extranjera. Además sus calles son muy limpias y me sentía muy tranquila allá”.

Foto: Khalil BaalbakiFoto: Khalil Baalbaki Gabriela nos alegra escuchar que haya tenido una experiencia tan buena en Chequia que también es su país, desde aquí queremos decirle que será bienvenida cuando desee regresar, un saludo muy grande para usted.

Ahora pasemos a agradecer a los oyentes que nos envían sus informes de recepción desde todas partes del mundo.

Muchas gracias a Anselmo de Paula Camargo y a Fabio Junior Silva desde Brasil, a Claudio Perdomo desde Argentina y a Alberto Jose Miranda desde Colombia.

Les informamos que desde ahora pueden esperar en sus domicilios tarjetas QSL que ya hemos enviado.

Y ahora, amigos, toca el turno en Cita con los Oyentes a un nuevo relato, al final del cual les plantearemos una pregunta relacionada con el texto.

En caso de que quieran participar en nuestro mini concurso y ganar quizás un obsequio recordatorio, deberán enviarnos la respuesta a esa pregunta a la mayor brevedad posible.

Hoy les traemos un relato histórico sobre uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, el parque Letná.

La historia del parque Letná

El parque de Letná, foto: Aktron, Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0El parque de Letná, foto: Aktron, Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0 Subir al parque de Letná y deleitarse con las vistas de la capital checa es una actividad obligatoria para todo turista. Por su parte, los praguenses se reúnen en sus alamedas para patinar, pasear, tomar cerveza o celebrar festivales.

Letná se convirtió en un prestigioso punto de encuentro de la ciudadanía en la Baja Edad Media. Este espacio se convirtió en centro de atención en diciembre de 1261, cuando se celebró la coronación del rey Otakar II de Bohemia y su esposa Cunegunda de Suabia.

En Praga se reunieron tantos invitados nobles, que el Castillo de Praga se les hubiera quedado pequeño. Entonces, en la planicie de Letná se construyeron varios edificios de madera provisionales con muebles de lujo, y fue allí donde se celebraron los festejos de la coronación.

Al orden del rey Carlos IV, Letná se llenó en el siglo XIV con viñas. No obstante, la calidad de su vino no parecía de las más altas, ya que una leyenda cuenta que cuando lo probó el papa Pío II durante su visita a Praga, lo sometió a una gran crítica.

La Batalla de VítkovLa Batalla de Vítkov Puede que este fuera el motivo que impulsó a Carlos IV a considerar que podría fundar en ese lugar la Ciudad Nueva de Praga. Finalmente optó por construirla en el lado opuesto del río Moldava.

Las viñas acabaron siendo destruidas en el siglo XV durante las Guerras Husitas, que enfrentaron a los partidarios del reformista religioso Juan Hus con los católicos. En aquel entonces, el parque de Letná se convirtió en un campamento militar.

El 14 de julio de 1420 el emperador Segismundo de Luxemburgo observó desde Letná los resultados de la Batalla de Vítkov que se desencadenó en la colina de enfrente.

La explosión del palacio Belvedere

Letná, foto: ŠJů, Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0Letná, foto: ŠJů, Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0 La cuesta que lleva al parque de Letná resultaba a lo largo de los siglos complicada de acceder. El primero en facilitar el camino a su cima fue en el siglo XVII el caudillo Albrecht von Wallenstein, que construyó en Letná también una lujosa residencia de veraneo, conocida como Belvedere.

En 1742, esta joya arquitectónica fue ocupada por las tropas napoleónicas. Tras haber sido asediados por el Ejército austrohúngaro, los franceses se vieron obligados a marcharse. No se despidieron a la francesa, sino de una forma llamativa: haciendo volar el edifico Belvedere por los aires.

Los praguenses después titularon con el nombre Belvedere otros lujosos edificios capitalinos, como por ejemplo la residencia de la reina Ana en el recinto del Castillo de Praga.

El Pabellón de Hanava, foto: Matěj Baťha, CC BY-SA 2.5El Pabellón de Hanava, foto: Matěj Baťha, CC BY-SA 2.5 En el siglo XIV, Letná se convirtió en un extenso jardín, siendo cubierta con miles de álamos, sauces y píceas. La forestación surgió gracias a la iniciativa del conde Karel Chotek, cuyo nombre lleva uno de los jardines hasta la actualidad (Chotkovy sady).

El Pabellón de Hanava (Hanavský pavilón), el primer edificio de hierro fundido construido en el territorio checo, lleva decorando la cima de Letná desde hace más de 120 años. El pabellón fue construido en el marco de la Conmemorativa Exposición Mundial de 1891 y al principio se encontraba en el parque de Stromovka.

Desde allí fue trasladado a Letná donde sirve de restaurante panorámico hasta la actualidad.

En el siglo XX la planicie de Letná se fue convirtiendo en un importante punto de encuentro de los praguenses. Fue allí donde instalaron la primera cancha de hipódromo de Praga o el estadio de Slavia de Praga, entonces construido de madera.

Un monumento a Stalin o “la cola para comprar la carne”

En 1955 fue alzado en la cima de Letná un monumento al dictador soviético Iósif Stalin. Con sus 15,5 metros de altura y 22 metros de longitud, se trató del grupo escultórico dedicado a esta figura más grande del mundo.

Un monumento a Stalin, foto: Miroslav Vopata, CC BY-SA 3.0Un monumento a Stalin, foto: Miroslav Vopata, CC BY-SA 3.0 Los praguenses solían apodar irónicamente la estatua de granito como “cola para comprar la carne”, ya que detrás del dictador había representados obreros checoslovacos y soviéticos.

El coste para construir el monumento alcanzó los astronómicos 140 millones de coronas checoslovacas. El salario medio en aquel entonces era aproximadamente de 5.000 coronas.

El monumento no tuvo una larga vida, ya que durante el proceso de desestalinización, que surgió tras la crítica de su régimen por Nikita Jruschov, fue destruido con explosivos.

En 1991 fue instalado en su lugar un grupo escultórico del artista checo Vratislav Novák, titulado Máquina de Tiempo. Su propósito es simbolizar el implacable paso del tiempo y una advertencia sobre los acontecimientos históricos.

Un metrónomo, foto: Aktron, Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0Un metrónomo, foto: Aktron, Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0 Su forma recuerda a un metrónomo y bajo este nombre es hoy día conocido entre los praguenses. Este lugar ofrece unas de las mejores vistas de la capital checa.

A lo largo de los años han aparecido numerosas ideas para aprovechar el extenso espacio de Letná. Uno de los proyectos más conocidos llegó de las manos del arquitecto Jan Kaplický.

Su diseño de un nuevo edificio de la Biblioteca Nacional se hizo conocido por su aspecto futurista como el pulpo o la gran medusa. Finalmente, el proyecto fue descartado.

Actualmente se han presentado propuestas que quieren que el espacio subterráneo debajo del metrónomo se convierta en el Museo de la Historia Checa o en un lugar para exponer la famosa obra artística 'La Epopeya Eslava' del pintor checo Alfons Mucha.

Bien, amigos oyentes, y ahora viene la pregunta, para verificar si han prestado atención al reciente relato. ¿Quién fue el personaje histórico que dio una gran crítica al vino proveniente de los viñedos de Letná?

Y Con esto concluimos nuestra cita queridos amigos. No olviden enviarnos su correspondencia aquí a Radio Praga, redacción iberoamericana, Praga, Código postal 120 99, República Checa y así mismo, pueden escribirnos a nuestro correo electrónico cr@radio.cz.

Esperamos sus comentarios y reacciones acerca de nuestra programación que pueden hacer en nuestras redes sociales de Facebook y twitter. Hasta la próxima ocasión, un abrazo para tod@s!

28-08-2018