Velorex el coche de cuero

19-06-2019

Ha llegado el momento de compartir con la gran familia de Radio Praga. Haremos referencia a sus cartas, mensajes, comentarios en las redes sociales y por supuesto a los informes de recepción.

Empezamos saludando a todos nuestros radioescuchas de España y América Latina. Y de manera muy especial a nuestro amigo Rubén Margenet de Argentina al que recientemente tuvimos de visita en las instalaciones de Radio Praga.

Nuestro saludo se extiende a otros dos amigos entrañables de Radio Praga y que a la vez son grandes amigos de Rubén: Juan Carlos Buscaglia y Hugo Longhi, también de Argentina. Un fuerte abrazo para ese fabuloso trío.

También enviamos un saludo especial hasta la Bahía de Cádiz, en España, donde se encuentra otro pionero de la radio, que es nuestro gran amigo Enrique Brea.

Enrique nos ha mandado una serie de videos con sonidos históricos de Radio Praga, que tanto a él como a Manuel Vinagre agradecemos infinitamente. Hoy tenemos el agrado de recibir a un nuevo oyente, o al menos es la primera vez que nos escribe, según nos ha reportado nuestra compañera Jana Ondráková. Se trata de Andre Salvagnini, que no escribe un informe de recepción desde Brasil. Nos comenta que le ha gustado mucho nuestra programación.

Foto: Ondřej TomšůFoto: Ondřej Tomšů Muchas gracias Andre por sus palabras y quedamos a la espera de nuevos mensajes e informes.

Desde la ciudad de Guadalajara, México, nos ha escrito nuestro amigo Javier González a quien enviamos un fuerte abrazo en nombre de todo el equipo de la Redacción.

Otro de los asiduos oyentes de nuestra programación, Jorge Alarcón, de Chile no ha enviado informes de recepción muy, pero muy detallados, podemos decir que casi minuto a minuto. Muchísimas gracias.

Recordamos a la audiencia que siempre confirmamos los informes de recepción con las tarjetas QSL de Radio Praga. Así que Jorge pronto tendrá en su casilla de correo la tarjeta correspondiente.

Velorex, el vehículo con tres ruedas y carrocería de cuero

Foto: ČTK/Hájek OndřejFoto: ČTK/Hájek Ondřej En nuestra página de Facebook publicamos esta semana una foto de una concentración de vehículos Velorex.

Varias personas nos han escrito pidiendo detalles sobre ese particular vehículo, de producción checa, de tres ruedas con carrocería de cuero.

Resulta que allá por el año 1936 los hermanos František y Mojmír Stránský trabajaban en un taller de reparación de bicicletas, pero sus inquietudes eran mayores. No disponían de capital, pero sí de muchas ideas. En 1909 la empresa HFS Morgan, de Gran Bretaña, fabricó su primer prototipo de automóvil de tres ruedas y fue precisamente ese modelo el que años después sirvió de inspiración a los hermanos Stránský que diseñaron y construyeron el primer Velorex.

Ya en el año 1943, los hermanos Stránský daban los últimos retoques a su prototipo de automóvil de tres ruedas. Para la fabricación del vehículo emplearon los materiales que tenían a disposición.

Foto: Pavel Halla, ČRoFoto: Pavel Halla, ČRo La estructura era de tubos de acero iguales a los que utilizaban para las bicicletas y la carrocería era una capa de cuero en lugar de chapa metálica. Tomando en cuenta que la estructura del vehículo era muy liviana, los hermanos buscaron un motor que respondiera a sus necesidades, y nada mejor que los utilizados en las motocicletas de producción nacional Jawa.

Los primeros autos de tres ruedas checos se fabricaron en serie en 1945. El precio era la cuarta parte del de un automóvil normal. La Segunda Guerra Mundial ya había terminado, pero la industria todavía no se había recuperado por lo que los tiempos de espera para la entrega de un vehículo eran muy largos.

Cinco años después los hermanos Stránský abrieron Velorex una pequeña fábrica en la ciudad de Hradec Králové, nombre bajo el que más tarde se conocería el vehículo.

El hecho de que el Velorex era liviano ofreció una serie de ventajas, no obstante la desventaja mayor fue que no era lo suficientemente seguro. La estructura con tubos para bicicleta y la carrocería de cuero no eran seguras ni para el conductor ni para su acompañante.

Pero aun así, el Velorex encontró clientela. En 1951 la empresa logró producir un total de 120 vehículos y al año siguiente ya fueron 180, mientras que en 1954 la producción ascendió a 40 unidades por mes. Los Velorex dejaron de fabricarse en 1971.

Así que amigos esta es una breve historia del vehículo de tres ruedas y carrocería de cuero que sigue causando furor entre los coleccionistas. Queremos agradecer a todos aquellos oyentes que nos han enviado informes de recepción.

Muchas gracias a David Iurescia, Myriam Alarcón, Ceferino Campmajó de Argentina; a Denis Tabora Sanabria en Honduras; a Roberto Espinoza de Chile; a Francisco Llerena Vega de Perú; a Alberto Hindeburgo y José Moacir de Brasil; a Osmany Cabrera Herrera de Cuba.

19-06-2019