Adolf Born - literatura y aventura compenentradas con el humor

03-05-2005

La Caballeriza Imperial del Castillo de Praga presenta al público la exposición del pintor e ilustrador checo Adolf Born, llamada "Desde La Fontaine hasta Livingstone" que por su alcance está destinada a todas las generaciones.

"La Fontaine, Adolf Born y Livingstone"    (de izquierda a derecha)               Foto: autor"La Fontaine, Adolf Born y Livingstone" (de izquierda a derecha) Foto: autor Adolf Born es un artista multifacético que pinta personajes históricos, literarios y mitológicos, ilustraciones para libros y dibujos humorísticos. Su obra es conocida asimismo por los niños, ya que realizó ilustraciones para varios dibujos animados.

Este año Adolf Born cumplirá 75 años. Con motivo de este aniversario fue inaugurada a comienzos del mes de abril una exposición, instalada en la Caballeriza Imperial, que recoge pinturas de todos los géneros del autor, realizadas en últimos cinco años. El significado del nombre de la revista, "Desde La Fontaine hasta Livingstone", lo explica el comisario de la exposición, Frantisek Dvorák:

Cartel de la exposición   Foto: autorCartel de la exposición Foto: autor "Livingstone es para Born un ejemplo de descubridor del mundo. David Livingstone era un misionero inglés del siglo XIX, que cruzó Africa de Oeste a Este y descubrió las fuentes del río Congo. Livingstone es para Adolf Born un modelo, un ejemplo ilustrativo del hombre que siempre descubre algo al penetrar en paraderos desconocidos. Y La Fontaine, el fabulista francés, representa para Adolf Born un ejemplo literario. El nombre de la exposición simboliza, por lo tanto, los dos polos de la orientación artística de Adolf Born".

La exposición está instalada en dos pisos, en el sótano tiene lugar una proyección de dibujos animados de Adolf Born, mientras que en la sala grande de la Caballeriza Imperial, se muestran más de doscientas obras.

"Los descubrimientos de Colón"   Foto: autor"Los descubrimientos de Colón" Foto: autor Tématicamente la exposición está dividida en tres secciones, diferenciadas por distintas técnicas pictóricas. Las pinturas al pastel y acuarelas las utiliza Adolf Born para reflejar de manera ingeniosa y humorística las cualidades y debilidades humanas, tradiciones culturales, personajes y eventos históricos. En la segunda parte se puede ver la afición del pintor por los viajes en litografias y aguafuertes, inspiradas por distintas países del mundo, principalmente Grecia y Turquía.

Tapicería "Viajes de Marco Polo"           Foto: autorTapicería "Viajes de Marco Polo" Foto: autor La tercera y última parte de las pinturas comprende ilustraciones de Adolf Born para los libros clásicos y actuales de autores internacionales y checos, como La Fontaine, Dumas o los hermanos Grimm. Los libros ilustrados por Born alcanzaron gran éxito entre los lectores, según comentó el comisario de la exposición, Frantisek Dvorák.

"Las "Fábulas de La Fontaine" alcanzaron en Francia una tirada de 200 000 ejemplares, número increíble incluso para los célebres escritores franceses. Adolf Born se convirtió de esta manera en el autor checo más exitoso de toda la historia de las artes pictóricas. No obstante, fue por la obra clásica de la literatura francesa, Los Tres Mosqueteros de Alejandro Dumas, que Adolf Born recibió la condecoración de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras otorgada por el presidente francés, Jacques Chirac."

"Caprichos de la Naturaleza"           Foto: autor"Caprichos de la Naturaleza" Foto: autor Adolf Born ganó su popularidad por su original y inusual modo de creación y por el sentido del detalle, tan importante en las pinturas humorísticas.

"Adolf Born transmite en su obra lo divertido de la vida, sabiendo observar el mundo, las personas y la propia vida con su aguda mirada. Es que Adolf Born sabe introducir en cada una de sus obras un aspecto alegre y revelador. Creo que quien se sienta triste o sufra de melancolía o depresión, debería acudir a la exposición de Adolf Born para curarse de sus males y aliviar su mente, ya que sus cuadros son un remedio para todos los achaques" matizó el comisario de la exposición, Frantisek Dvorák.

Las obras más notables de la exposición fueron recogidas en un libro que permite a los visitantes admirar la maestría de Adolf Born en su casa. Los aficionados a la pintura humorística o los melancólicos que quieren ver la obra de Adolf Born en directo, tienen la oportunidad de visitar la Caballeriza Imperial del Castillo de Praga hasta el 3 de julio del año presente.

03-05-2005