‘Arte Robado’ muestra el destino de las obras confiscadas por los nazis

03-05-2017

Explicar el destino de algunas de las obras de arte pertenecientes a los judíos asesinados por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Ese es el objetivo de la exposición titulada ‘Arte Robado’, inaugurada recientemente en Praga.

Tomáš Kraus, el ministro de Cultura Daniel Herman, Helena Krejčová, foto: Archivo del Ministerio de CulturaTomáš Kraus, el ministro de Cultura Daniel Herman, Helena Krejčová, foto: Archivo del Ministerio de Cultura Cuadros de maestros flamencos, porcelana de Meissen y reproducciones de textos históricos. Todo esto abarca la exposición titulada ‘Arte Robado’ sobre los bienes confiscados por los nazis instalada en el Palacio Nostic, sede del Ministerio de Cultura.

La muestra es amparada por el Centro de los Bienes de las Víctimas de la II Guerra Mundial, que se esfuerza por encontrar a los dueños de los objetos robados. La directora de este organismo, Helena Krejčová, describió una de las maneras de cómo los nazis adquirían las obras de arte judías.

“Muchas veces los judíos regalaban las obras a cambio del permiso de exportación. La gente que emigraba quería llevarse sus bienes. Pero según las leyes o tenía que pagar por ello o se veía obligada a dejar aquí parte de su colección a una institución”, mencionó.

Una parte de estos bienes terminó en el Museo de Artes Aplicadas de Praga, según dijo su directora, Helena Koenigsmarková.

“Nosotros recibimos sobre todo obras fabricadas de porcelana. Lo que se logró identificar fueron las colecciones relacionadas con los bienes de los personajes importantes, ya sea empresarios o coleccionistas. Pero el porcentaje de estas obras documentadas no es muy grande. Incluye tanto objetos importantes, como cosas de carácter cotidiano”, señaló la directora.

La devolución de bienes robados es posible solo en la línea familiar directa

El proceso de devolución de estos bienes es complicado. Hasta la fecha se ha llevado a cabo solo en uno de los casos.

“La exposición de Praga trata de señalar que el Holocausto no fue solo el asesinato en masa más grande de toda la historia, sino también el robo en masa más grande”

“La ley 212 establece que es posible devolver los bienes solo en la línea familiar directa. Si tomamos en cuenta cuántas personas de una línea directa han sobrevivido los campos de concentración, las posibilidades son mínimas, ya que la línea directa comprende a los descendientes, y no a hermanos, ni otros familiares”, agregó Koenigsmarková.

“La exposición de Praga trata de señalar que el Holocausto no fue solo el asesinato en masa más grande de toda la historia, sino también el robo en masa más grande”, según subrayó el secretario de la Federación de la Comunidad Judía checa, Tomáš Kraus, en la inauguración de la exposición ‘Arte Robado’, que permanecerá abierta hasta el 25 de mayo.

03-05-2017