Carmen presenta en Praga su nueva semblanza

29-04-2003

A finales del siglo 19, la novela Carmen del escritor Prosper Merimée inspiró a Georges Bizet en la creación de la ópera del mismo nombre. Desde aquél entonces, la gitana cordobesa sigue seduciendo a directores y guionistas que tratan de reelaborar a su manera esa historia sobre la pasión amorosa fatal. Recientemente una nueva versión de Carmen fue estrenada en Praga como musical.

La Habanera - una de las más conocidas melodías de Carmen - figura entre las pocas arias originales de la ópera que el compositor Ondrej Brousek utilizó en el musical.

El autor de la música señaló que estudió minuciosamente las partituras de Bizet, pero que prefirió seguir su propio camino utilizando acordes de la música pop y de jazz, así como motivos españoles. La obra de Brousek es más moderna, aunque aprovecha también la amplia escala de posibilidades que ofrece una orquesta.

Se registran igualmente modificaciones en la propia historia. El director y coautor del libreto, Juraj Deák, especificó qué es lo nuevo en esta adaptación de la ópera.

Juraj DeákJuraj Deák "La modificación principal consiste en que creamos nuevos personajes y que inventamos una Carmen diferente. La pieza es, además, un intento de teatro total, un ataque en todos los frentes, en el que se actúa, baila y canta a plenitud".

Señaló el director Juraj Deák agregando que algunos papeles fueron escritos para actores concretos, sobre todo, para la protagonista de Carmen, Yvetta Blanarovicová.

"Carmen no es la mujer fatal que viene y todos se desmayan. Es una mujer guapa, con temperamento, pero tiene que pelearse duro por sus relaciones amorosas. Es una mujer que se equivoca y su verdad y destino los encuentra tan sólo en el momento de su muerte".

La dramaturga, Klára Spicková, indicó que el personaje de Carmen pasó a ser un mito que en la actualidad ya vive su vida propia fuera de los tableros de teatro y que es muy difícil contribuir con algo nuevo en esa historia. Aunque se trata de una adaptación modernizada, Klára Spicková rechazó la posibilidad de situar la trama en la época actual cambiando contrabandistas, por ejemplo, por narcotraficantes.

La dramaturga, inspirada también por Federico García Lorca y la película de Carlos Saura, mencionó que no trató de profundizar en la vida interna de los personajes, cosa imposible en un musical, sino de crear más bien polos opuestos en cuanto a los dos protagonistas, Carmen y José.

Así que, José mata a puñaladas tanto a los supuestos amantes de Carmen, como a su mejor amigo Antonio y Carmen apuñala a su maestra de danza y rival en amor, encarnada por Angela.

El estreno de la Carmen de Bizet, en 1875 en París, fue un fracaso. La audiencia entonces sufrió un choque por lo atrevido del tema y su realismo. La ópera triunfó tan sólo ocho años más tarde, cuando el autor ya estaba muerto.

Por su parte, la Carmen checa, según las reacciones del público, cosecha éxitos desde su mismo estreno. Los actores fueron gratificados con aplausos espontáneos durante la función y, al final, los espectadores rindieron tributo al conjunto con aplausos sostenidos.

29-04-2003