Cuatro fotógrafas presentan en Praga su visión del color en México

25-03-2003

¿Cuál es el color de un país? ¿Cuál es el color de México?, éstas preguntas se las hicieron dos fotógrafas mexicanas y dos norteamericanas. El público checo puede ver su respuesta en la exposición "Superficies Coloreadas" celebrada en la Casa de la Fotografía de Praga. Pavla Jedlicková conversa al respecto con Gerardo Ochoa, agregado cultural de la Embajada de México en la República Checa.

"Mariana Yampolsky es una autora clásica. Ha retratado el paisaje de los pueblos de México tanto en blanco y negro como en color. Muchas de las imágenes emblemáticas o que han definido a México a nivel internacional están basadas en sus propuestas fotográficas. Mariana Yampolsky es una autora que nació en Chicago en 1925, pero que poco después se mudó a México, donde llevó a cabo toda su obra y donde falleció en fecha reciente. Ella es, digamos, la artista clásica".

También se exponen fotografías de Lourdes Grobet.

"Es una fotógrafa mexicana que nació en 1940 y que nos presenta una serie de paisajes rurales, básicamente alrededor del cactus. A diferencia de Mariana Yampolsky que retrata fachadas de casas, zócalos, iglesias que ya traen el color sobre la superficie, Lourdes Grobet transfiere colores sobre la superficie de las rocas, los troncos de los árboles y los cactus".


Otra de las autoras cuyas obras se pueden ver en la Casa de la Fotografía de Praga es Melanie Smith.

"Ella nació en Inglaterra en el año 1965 y ha trabajado también en México durante varios años. Es una de las autoras que ya son muy reconocidas a nivel internacional. Sus obras han estado en exposiciones del arte mexicano contemporáneo en Berlín y Londres en años recientes. Ella está explorando el color en la Ciudad de México, en supermercados, en objetos de uso decorativo o de uso doméstico".

La última fotógrafa que expone es Claudia Fernández, de la Ciudad de México.

"Y de ella mostramos, entre otras cosas, su serie de fachadas, de rejas y de puertas en la Ciudad de México, en las casas de la clase media y media alta, así como los motivos de decoración en los autobuses de transporte en toda la República.

Entonces, creo que es una exposición que ofrece una perspectiva múltiple acerca del color. No es sólo una exposición que se limite a mostrar a México como un país colorido, sino que hay experimentos fotográficos como los que está haciendo Lourdes Grobet. Hay una aproximación al nuevo color en su ámbito urbano, de la vida cotidiana en México. Creo que en ese sentido se buscan distintas maneras de llegar al color".

¿Por qué quieren presentar al público checo el tema del color en México?

"Sin duda porque es una de las características no sólo de México, sino de toda Latinoamérica. Cuando se dice México y América Latina, inmediatamente nos llena una lluvia de colores. Evocamos paisajes, cielos, bosques y ese es uno de los motivos. Otra razón es el motivo básicamente introductor. A partir de esta referencia clásica queremos mostrar una diversidad más amplia, una profundidad más amplia. Creo que la obra de estas cuatro autoras también está manejando un nivel de crítica que es importante y un elemento adicional es asimismo el hecho de que las cuatro son mujeres".

La exposición "Superficies Coloreadas" estará en la capitalina Casa de la Fotografía hasta el veinte de abril.

25-03-2003