Dos generaciones de los músicos Vejvoda - de la polca al jazz

22-11-2005

La familia de los Vejvoda trajo al mundo buenos músicos desde el siglo XIX. El más famoso fue Jaromír Vejvoda que compuso la inmortal polca conocida como "Barrilito de cerveza". Su hijo Josef Vejvoda cuida del legado de su padre, pero se dedica principalmente a la música de jazz.

Jaromír VejvodaJaromír Vejvoda La historia de los músicos de la familia de los Vejvoda se inició en las afueras de Praga, en Zbraslav. El fundador de la dinastía se llamaba Josef Vejvoda nació en 1834 y tanto él como su hijo fueron directores de orquesta.

Su nieto, Jaromír Vejvoda, el autor de la famosa polca Skoda lásky, conocida en los países hispanohablantes como "Barrilito de Cerveza", heredó de su padre la batuta de orquesta y se dedicó asimismo a componer obras musicales.

Su receta era simple: inventar una melodía atractiva y unir con ella el ritmo y la dinámica. Jaromír Vejvoda compuso muchas canciones, pero la polca Skoda lásky o en inglés Beer Barrell Polka fue la que más fama le dio. En la Segunda Guerra Mundial incluso servía de himno a las tropas inglesas y estadounidenses.

Los destinos de la familia de los Vejvoda y su tradición musical los describe el recién publicado libro "Saga de los Vejvoda". El hijo de Jaromír Vejvoda, Josef de 60 años de edad, músico de la cuarta generación de la familia, narra los primeros pasos de su carrera artística que fue un tanto diferente a la de sus antepasados.

"Yo habré decepcionado un poco a mi padre, pero tuve buen motivo para ello. Mi padre disolvió su orquesta en 1948, cuando yo tenía tres años y no tuve una orquesta a mi disposición. Durante mis estudios en el conservatorio estuve influido por el jazz que era un estilo que me gustaba interpretar como baterista en el futuro." explicó Josef Vejvoda.

Su primera función de jazz fue con el músico Jirí Stivín, que invitó a Josef Vejvoda a su banda musical Jazztet en el teatro "Na zábradlí" donde el joven dio su primer concierto en 1961 en un festival de música.

Josef Vejvoda proseguía sus estudios de jazz escuchando a diario la cadena radiofónica la Voz de América, prohibida en la Checoslovaquia de aquel entonces, cuando el jazz constaba en el programa. Solía grabar, analizar y escuchar la música y tocar las canciones.

Como baterista pasó Josef Vejvoda por varios conjuntos, entre otros actuó quince años en el Big Band de Radio Praga, tocando jazz y pop. También comenzó a escribir en mayor medida las letras de las canciones. Sin embargo, no olvidó las raíces musicales de su tradición familiar. Josef VejvodaJosef Vejvoda

"Mi padre, Jaromír Vejvoda, murió en 1988 y yo comencé a cuidar de su legado musical. Todas sus canciones las grabé con la orquesta de instrumentos de viento y con la orquesta de cámara," matizó Josef Vejvoda

Desde entonces Josef Vejvoda actúa también como director de orquesta de instrumentos de viento. Su mayor éxito lo logró en 2002 en Nueva York donde ante la repleta sala de conciertos Carnegie Hall dirigió la orquesta que tocó la famosa polca de su padre en un acto de homenaje a las víctimas de la tragedia de las Torres Gemelas.

Sin embargo, lo que más gusta a Josef Vejvoda es el jazz. En 1998 fundó el Trio de jazz de Josef Vejvoda que ha editado dos discos de canciones con letra de su fundador. Su arte lo presentó a cuatro presidentes: a los checos Václav Havel y Václav Klaus, al estadounidense George Bush Senior, y al búlgaro Georgi Parvanov. Por compaginar dos estilos, el jazz y la música de instrumentos de viento Josef Vejvoda se ganó el apodo "Jazzman con polca en la sangre."

22-11-2005