El precariado, el lobby y el arte

25-05-2016

El precariado, la nueva clase social emergente, y el lobby parlamentario fueron los temas de las vídeo-performances, presentadas por la artista española Libia Castro. A Praga fue invitada por el Centro del Arte Contemporáneo DOX para participar en la conferencia sobre las alternativas económicas 'Sobre el Dinero y las Personas' ('O penězích a lidech'). El evento se efectuó en el marco de la exposición 'El Alma del Dinero' ('Duše peněz'), expuesta en el centro hasta el 6 de junio.

Presentación oficial de la exposición 'El Alma del Dinero'Presentación oficial de la exposición 'El Alma del Dinero' ¿Cuánto dinero necesitamos? ¿Y para qué? Estas fueron las cuestiones clave abarcadas en la conferencia 'Sobre el Dinero y las Personas' ('O penězích a lidech'), en la que destacados economistas, sociólogos y creadores de arte político internacionales expusieron diferentes alternativas económicas para la sociedad contemporánea.

El profesor de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres, Guy Standing, profundizó en el fenómeno del precariado, una nueva clase social, afectada por una frustración provocada por los bajos salarios y los contratos temporales, que conducen a la inseguridad económica.

Explorar el problema de esta clase social, en este caso formada por los inmigrantes, es lo que trataron en su vídeo-performance también la española Libia Castro y el islandés Ólaf Ólaffson, una pareja multidisciplinar, cuyas obras oscilan entre el arte y el activismo político y social. La pieza titulada 'Cuidadoras' ('Caregivers') arroja luz sobre el contraste de los problemas del Oriente y el Occidente de Europa: el desempleo por un lado, y la falta de mano de obra para los trabajos menos atractivos por el otro, explica Libia Castro.

“Es un retrato de mujeres que trabajan en el ámbito doméstico, cuidando de ancianos y de personas enfermas. Son inmigrantes, muchas veces vienen sin papeles. En este caso eran mujeres que venían del Este de Europa. Por su situación en casa, sin trabajo, con la demanda en los países europeos del Oeste, de no tener por un lado quizá un sistema de salud, que pueda acoplar a todos los ancianos, que hoy en día necesitan ayuda”.

“En la UE falta un registro de lobbistas”

Otro vídeo-performance creado por el dúo español-islandés da protagonismo a una clase social completamente distinta: la labor de los lobbistas en el Parlamento Europeo y sus adversarios, explica Libia Castro.

“Retrata qué tipo de trabajo está en el Parlamento Europeo, como los lobbistas viven allí para defender los intereses de la industria y el capital y luego influir e informar a los políticos en sus decisiones. Por otro lado, lo que son los contra lobbistas, organizaciones no gubernamentales, que también están en Bruselas. Desde Greenpeace, Amigos de la Tierra, sindicatos, digamos, organizaciones por el interés público, y no por el capital, que al mismo tiempo están informando a los políticos e intentan influirlos en favor del interés público y a favor de la naturaleza”.

Libia Castro, foto: Dominika BernáthováLibia Castro, foto: Dominika Bernáthová Documentarse para mostrar los bastidores de los grupos de cabildeo en la máxima institución europea fue todo un reto, ya que aún son escasos los artículos y documentos que describen su actividad. A diferencia de los EE.UU, en el marco de la Unión Europea aún no existe ningún registro que dé a conocer los nombres de las personas que imponen sus intereses en la política del Viejo Continente, señaló Libia Castro.

“Digamos que están mucho más acostumbrados a este tipo de política en la sombra y como llevan más tiempo haciendo política de esta manera, tienen un registro que en Europa no lo tenemos. Desde que se creó el Parlamento Europeo, los lobbies ha crecido mucho. Democráticamente es necesario tener acceso a esta información”.

Los vídeo-peformances de Libia Castro y Ólaf Ólafsson no aspiran a ser puramente documentales, sino más bien unas piezas conceptuales y artísticas. Un importante lugar en los vídeos lo ocupa la música. El comentario del primer vídeo tiene forma de un canto, protagonizado por la soprano islandesa Karolina Eiriksdottir. El ambiente lobbista queda glosado a través del texto de una canción de la banda musical islandesa Hjálmar.

“Nos parecía muy interesante el juego de yuxtaponer imagen de estas mujeres en su trabajo diario, además que es un trabajo muy íntimo y físico como imagen y movimiento es un trabajo interesante en este sentido. Por otro lado el yuxtaponer eso a una cantanta. Por un lado descontextualiza el artículo periodístico, porque normalmente cuando lees un artículo periodístico lo que tienes como medio es simplemente un texto, y de esta manera hay un comentario de este texto a través de la música, lo descontextualiza y lo transformama en otra cosa. Por un lado te alinea lo que es la forma y quizás te llega antes por ser musical. Porque la música nos llega de otra amanera.

Renta básica para todos

Guy Standing, foto: el Centro del Arte Contemporáneo DOXGuy Standing, foto: el Centro del Arte Contemporáneo DOX Una de las soluciones para frenar el engrosamiento de las filas del precariado y acabar con la pobreza, presentada por Guy Standing, es proporcionar una renta básica para todos. Cuando Standing propuso esta alternativa económica en los años ochenta, para muchos fue una opción utópica. Hoy día se está perfilando. Por ejemplo, Suiza votará en junio en un referéndum para dar un sueldo básico de 2.200 euros al mes a todos los suizos, con o sin empleo. Libia Castro sostiene que es una idea que se debería probar.

“No creo que la economía se colapse por ello. Es una cuestión de prioridades de cómo se redistribuye el dinero. Creo que podría funcionar, pero es una cusestión política de que la genta y los políticos lo quieran. Esto no parece ser tan fácil”.

Derecho a tener derechos

Libia Castro y Ólaf Ólafsson trabajan ahora intensivamente en un proyecto titulado 'Right to Right, Right to Wrong', que aboga básicamente por el derecho a tener derechos, explica la artista.

Foto: Dominika BernáthováFoto: Dominika Bernáthová “Es algo que se contradice en las políticas actuales o su falta en cuanto a la inmigración de papeles, refugiados, por ejemplo. Cuando te encuentras en una situación de ser un exiliado, sea por cuestiones económicas, políticas, guerras. Si la gente acaba en un país sin papeles, se le deniegan más o menos muchos derechos básicos.. En Australia, por ejemplo, es mandatorio, cuando entras sin papeles, te vas directamente a un centro de detención, que es peor que una cárcel porque los procesos jurídicos pueden durar años. La gente no sabe si puede salir, si los van a echar o no. Violaciones de derechos humanos muy fundamentales. Lo estamos ahora con los refugiados que vienen de la guerra de Siria”.

Libia Castro y Ólaf Ólafsson, cuya sede creativa se halla entre las ciudades de Rótterdam y Berlín, forman un dúo artístico desde 1997. Sus manifestaciones artísticas se realizan a través de diversas técnicas como el vídeo, la escultura o el uso de textos, profundizando en cuestiones políticas, económicas y los Derechos Humanos.

La conferencia 'Sobre el Dinero y las Personas' y la exposición 'El Alma del Dinero' fueron apoyadas por una subvención otorgada por los estados de Islandia, Lichtenstein y Noruega.

25-05-2016