Europeana de Ouředník: Historia del sueño que se volvió pesadilla

03-06-2020

Aunque no sería justo someterlo a ninguna clasificación, Europeana de Patrik Ouředník es un curioso ensayo histórico que generó gran impacto desde que se publicó en 2001, a tal punto que es el libro checo más traducido de la actualidad. Su estilo caótico, inconexo y al borde del absurdo resulta apropiado para dar cuenta de un siglo que, si bien trajo algo de innovación, también mostró el costado más horrendo de la humanidad.

Fuente: Radio Praga Int.Fuente: Radio Praga Int.

Tomáš Matras, foto: archivo personal de Tomáš MatrasTomáš Matras, foto: archivo personal de Tomáš Matras No es muy frecuente en ningún país del mundo que un ensayo histórico, por más novedoso y especial que sea, logre impactar y trascender el ámbito literario como suele pasar con algunas novelas. Sin embargo, siempre hay excepciones y Europeana de Patrik Ouředník es una de las más interesantes. Con poco más de cien páginas, este ensayo condensa pero, a la vez, parece poner el dedo en la llaga en ese siglo veinte que llegó como una promesa de bienestar y, sin embargo, se terminó convirtiendo en una verdadera pesadilla que incluyó dos guerras mundiales y el surgimiento de los más crueles totalitarismos.

Según el traductor y crítico literario Tomáš Matras el éxito de este libro traducido a muchas lenguas y, entre ellas, el español no fue para nada casual. Por el contrario, responde a muchas de las estrategias narrativas de su autor, Patrik Ouředník, que nació en Praga en 1957 pero vive en Francia desde 1984. Aunque, a diferencia por ejemplo de Kundera, nunca se alejó tanto del país y, de hecho, hace dos años estuvo presente en la Feria del Libro checa.

“La reputación excepcional de Europeana de Patrik Ouředník se debe en parte a su muy elaborada estrategia narrativa y al dominio de varios registros: altos y populares, históricos y actuales, la obra ganó el Premio del Libro del año 2001 de Lidové Noviny y se trata del libro más traducido de la literatura checa actual”.

“El autor revela el espíritu del siglo desde la mezcla de lo alto y bajo, de lo ingenuo y lo elaborado".

Según Matras, una de las claves para entender la obra de Ouředník y, sobre todo, este atractivo y descarnado compendio del siglo XX es el uso específico del lenguaje: desde modismos y expresiones deliberadamente ambiguas hasta la acumulación permanente de conectores que, en el caso de Europeana, dan la sensación de que todo lo que se cuenta tiene la misma importancia.

“Precisamente distintos repertorios lingüísticos le permiten al autor delinear y revelar el espíritu del siglo, desde la mezcla de lo alto y bajo, de lo ingenuo y elaborado, Ouředník consigue traer muchos paralelismos de la historia de la cultura y la lengua del siglo XX”.

En ese sentido, además de dar cuenta de los más terribles acontecimientos del siglo, el libro le hace lugar a ciertas invenciones curiosas como, por ejemplo, la goma de mascar, el concepto de la moda o el auge de la bicicleta que se había patentado pocos años antes. Anécdotas y recuerdos que el autor dosifica tal vez con el objetivo de generar cierta nostalgia entre sus lectores.

Patrik Ouředník, foto: Tomáš Vodňanský, ČRoPatrik Ouředník, foto: Tomáš Vodňanský, ČRo

Sin embargo, según Matras la visión general del libro es bastante negativa, como si no alcanzaran los logros ni los avances tecnológicos para suavizar los peores horrores del siglo pasado que, algunos historiadores como Eric Hobsbawm, llamaron “el siglo corto” por dos hechos que marcaron a fuego sus inicios y también su desenlace: el desencadenamiento de la Primera Guerra Mundial en 1914 y el colapso de la Unión Soviética en 1991.

Europeana de Patrik Ouředník, fuente: TropismosEuropeana de Patrik Ouředník, fuente: Tropismos “Se trata de un cuadro más bien negativo de la humanidad, cruel y desesperado, cuyos acontecimientos más horrorosos se repiten sin fin”.

Incluso para lectores no europeos, el libro de Ouředník resulta no solo muy legible sino también muy cercano. Su notable dinamismo y fluidez tiene que ver con cierta experimentación que parece ser una de las grandes búsquedas de este autor que, según explica Matras, exhibe parte de su talento en la mezcla de registros que, a manera de zigzag, van marcando el tan complejo itinerario del siglo XX, a pesar de la brevedad del libro.

“Los fines literarios del autor están reflejados en distintos niveles narrativos que coexisten en el libro: el cronista ingenuo, el observador de detalles y noticias inútiles, el narrador interesado y al mismo tiempo desinteresado, lo serio y lo irónico, lo sarcástico y mistificador. La estrategia del autor, de la cual brota el poliedro de acontecimientos concluyen en una visión problemática y muy complicada de la historia humana, como si fuera un callejón sin salida”.

Además de ensayista y escritor Ouředník se caracteriza por ser un gran estudioso de la historia de las ideas y pensamientos religiosos. Desde que se radicó en Francia en 1984 también se convirtió en una especie de puente cultural. No solo por su trabajo en el periodismo y la lingüística sino también por su faceta de traductor. Ouředník es de esos escritores cuyas traducciones forman parte fundamental de su obra, lo cual se advierte en el trabajo minucioso de cada una de sus traducciones pero, sobre todo, en el tipo de autores que elige traducir, cada uno de los cuales dejó un aporte fundamental a la literatura que trascendió su país de origen.

“Entre sus traducciones al checo podemos mencionar las obras de Boris Vian, Quenau, Beckett, Rabelais, Alfred Jarry y Sartre. Los autores checos que Ourednik tradujo al francés son, entre otros, Holan, Jan Skácel, Ivan Wernisch, Miroslav Hobul, Vančura o Hrabal”.

“Su obra literaria incluye poesía, drama, pastiches, diccionarios, relatos, ensayos sobre la lengua, novelas y crítica de la cultura actual".

Matras reconoce que Ouředník le parece uno de los escritores checos más interesantes de la actualidad. Pero aclara que su trascendencia quizás no tenga que ver tanto con un tema específico como es el caso de muchos otros escritores, sino más bien con una modalidad típica de su estética que tiene que ver con la mezcla y el híbrido, algo que puede advertirse a varios niveles.

“Su obra literaria es muy extensa e incluye distintos géneros: poesía, drama, cuentos de hadas, pastiches, diccionarios poco convencionales, relatos de ficción, ensayos sobre la lengua, novelas y crítica de la cultura actual y del islamismo radical. Entre sus obras más destacadas están Šmírbuch jazyka českého, un diccionario de checo coloquial de 1988 o Svobodný prostor jazyka ('El espacio libre de la lengua'): una colección de sus ensayos lingüísticos publicado en 2013, también su novela anti Corán de 2017, una crítica del islamismo radical que ganó el Premio Magnesia litera en 2018”.

No puede ser algo fortuito, agrega Matras, que esa gran diversidad en la obra de Patrik Ouředník tenga tantas similitudes con la absoluta mezcla de géneros que caracterizó el arte del siglo XX, ese agridulce período histórico del que Europeana da cuenta sin solemnidad ni reduccionismos, simplemente atravesándolo.

03-06-2020