Inaugurado el monumento a los presos políticos

24-05-2005

Cerca de la aldea de Lesetice, en Bohemia Central, fue inaugurado un museo dedicado a las víctimas del comunismo en un antiguo campo de trabajos forzados.

El antiguo campo de trabajos forzados 'Vojna' (Foto: autor)El antiguo campo de trabajos forzados 'Vojna' (Foto: autor) En el recinto del antiguo campo comunista de trabajos forzados Vojna, fue inaugurado el 18 de mayo un monumento a las víctimas del comunismo. Con motivo del Día Internacional de los Museos, fue abierto también este museo que forma parte del monumento, como una filial del Museo de Minería de Príbram, capital de la región.

El "eskansen" o sea museo al aire libre, da a conocer al público cómo era la vida de los prisioneros que pasaron por el campo después de la Segunda Guerra Mundial. Los primeros fueron los prisioneros de guerra alemanes, y después del golpe de estado comunista en 1948 fueron los checos que se opusieron al nuevo régimen. El campo de trabajos forzados Vojna pasó a ser luego una prisión de presos políticos, y dejó de funcionar en 1961.

El monumento y el museo fueron creados por iniciativa del ex-ministro de Justicia Otakar Motejl y el ministro de Cultura checo, Pavel Dostál, cooperando en el proyecto la Confederación de los Presos Políticos de la República Checa y el Museo de Minería de Príbram. El ministro de Cultura, Pavel Dostál, aclaró en el acto de inauguración por qué se había escogido precisamente el campo Vojna para el monumento.

Ministro de Cultura checo, Pavel Dostál (Foto: CTK)Ministro de Cultura checo, Pavel Dostál (Foto: CTK) "Es el único campo de trabajos forzados que mejor se ha conservado en cuanto a los edificios. Los demás campos fueron derrumbados por los comunistas para no dejar testimonio de los crímenes allí cometidos. El campo de trabajos forzados Vojna no fue destruido porque había edificios militares".

Al tratarse de un "eskansen", el espectador puede ver los edificios del campo de entonces, las barracas para los prisioneros y las torres para los guardias del campo. Los más temibles edificios para los prisioneros, eran el correccional y el búnker, donde solían ser encerrados quienes violaban las crueles reglas del campo comunista.

El museo al aire libre dispone también de una exposición en uno de los edificios del recinto. La muestra presenta al público la vida cotidiana de los prisioneros a través de fotografías, documentos y miniaturas de los campos de trabajos forzados comunistas. En una de las habitaciones fue develada la placa conmemorativa de todas las personas ejecutadas durante el régimen comunista, a las que recuerda en el mismo lugar también una cruz con una corona de espinas.

Monumento de Lesetice (Fotoa: autor)Monumento de Lesetice (Fotoa: autor) "Sí es un eskansen, un eskansen por su carácter y construcción, pero no podemos admitir que se convierta en un eskansen por su mensaje. Es sumamente importante asegurar que sea un monumento "con vida". La gente debe saber qué ocurrió en este recinto en los años cincuenta del siglo pasado. Estaré bien agradecido al ver que visitan el museo niños y jóvenes, ya que resulta imprescindible que no perdamos la memoria histórica" explicó el objetivo del museo el ministro de Cultura, Pavel Dostál.

El monumento Vojna con el eskansen dedicado a los prisioneros políticos queda muy cerca de la ciudad de Príbram, en Bohemia Central.

24-05-2005