La cerveza, el tesoro dorado de la Ciudad de Pilsen

06-05-2015

Cuando se nombre la palabra Pilsen a la gran mayoría le viene a la cabeza un sabroso tipo de cerveza. Y no es para menos, en esta ciudad de Bohemia Occidental se originó hace casi dos siglos una nueva variedad que puso a Pilsen sobre el mapa y convirtió a la cerveza en uno de los grandes tesoros de la gastronomía nacional.

Foto: archivo de Plzeňský PrazdrojFoto: archivo de Plzeňský Prazdroj El nombre de Pilsen es conocido internacionalmente por dar nombre a una variedad de cerveza. Este líquido dorado tipo lager se diferencia de otras recetas sobre todo por su sabor a lúpulo más intenso y, contra lo que se suele creer, su invención es relativamente moderna, y data de principios del siglo XIX.

Hasta ese momento la calidad de la cerveza checa era desigual y desde luego no podía compararse con la alemana. En algunos casos la categoría de la bebida era muy inferior, y de esta mala fama no se escapaba tampoco la fabricada en Pilsen.

Para cambiar la situación, el Ayuntamiento de la ciudad fundó en 1839 una fábrica de cerveza municipal cuyo objetivo era en un principio la elaboración de cerveza lager de tipo bávaro. Para ello contrató como maestro cervecero al experto alemán Josef Groll de Vilshofen. Este al llegar a Pilsen se encontró con unas circunstancias muy especiales: el agua local era especialmente ligera en mineralización, y la malta más clara de lo normal, trabajada con tecnología británica. El lúpulo que se empleaba, de la variedad de Žatec, también contaba con sus propias características.

El lúpulo de Žatec, foto: van Wouter Hagens, Creative Commons 3.0El lúpulo de Žatec, foto: van Wouter Hagens, Creative Commons 3.0 En estas condiciones, Groll decidió dar origen a un tipo de cerveza lager totalmente nuevo. La primera tanda fermentó el 5 de octubre de 1842 y pronto esta nueva variedad se extendió por toda Bohemia y, más tarde, por Europa, ayudada por la industrialización y las mejoras del transporte. En 1856 comenzó a venderse en Viena y en 1862 ya se bebía en París.

De hecho el éxito llevó a registrar la marca con el nombre de Cerveza de Pilsen (Pilsner Bier) en 1859. Décadas más tarde, el registro pasó a Prazdroj Urquell, hoy en día Pilsner Urquell, la fábrica heredera la cervecería municipal. Aun así, tras varios litigios por el derecho a fabricar o no este tipo de cerveza, pasó a considerarse internacionalmente que la Pilsen es un tipo de bebida, no una marca, y que por tanto puede ser elaborada por cualquier empresa.

Cerveza de Pilsen , foto: ČT24Cerveza de Pilsen , foto: ČT24 Actualmente existen tres tipos de cerveza Pilsen: la de estilo checo, moderadamente amarga y con mucho aroma, la de estilo alemán, de mayor amargor, y la de estilo europeo, con menos sabor a lúpulo y que puede ser fabricada con lúpulo distinto al de cebada.

Aunque el mayor número de marcas de cerveza de tipo Pilsen se da en la República Checa, esta variedad se produce en todo el mundo, destacando por ejemplo la Quilmes en Argentina, Cruzcampo en España, Escudo en Chile, Polar en Venezuela o Pilsener en Ecuador, entre muchas otras.

06-05-2015