Lucas Cranach el Viejo - pintor de reformismo y catolicismo

25-10-2005

En la Pinacoteca del Castillo de Praga fue inaugurada la exposición de la obra de Lucas Cranach el Viejo, pintor renacentista alemán que prestó sus servicios tambíén a los reyes checos y españoles.

La Galería Nacional y el Castillo de Praga organizaron una exposición que abarca la obra de Lucas Cranach el Viejo, pintor alemán de los siglos XV y XVI. La exposición fue realizada bajo los auspicios del presidente checo Václav Klaus quien inauguró la revista el 20 de octubre.

La exposición intitulada "Lucas Cranach el Viejo: Bajo el emblema de la sierpe alada" incluye unas 50 obras del pintor, retratos, grabados y pinturas de altares. Por su envergadura es la más grande muestra dedicada a este pintor en la República Checa y en su género el evento más importante de este otoño.

Lucas Cranach el Viejo creó sus obras principalmente en la corte del elector palatino de Sajonia en Wittenberg, en la actual Alemania del Norte. Marcaba sus cuadros con el emblema de la sierpe alada que le fue concedida a su escudo como agradecimiento por sus servicios.

Los impulsos para la carrera artística de Cranach los resumió Olga Kotíková, coautora de la muestra:
"Cranach en un comienzo aprendió el oficio de su padre pero lo que más inspiró al joven pintor fue el viaje a Viena donde conoció la obra de los pintores alemanes del gótico tardío y del renacentismo. Cranach fue asimismo influido por los pintores flamencos. Todas las inspiraciones las unió y desarrolló hasta alcanzar crear su propio estilo."

Durante sus estudios en los Países Bajos, Lucas Cranach retrató al emperador Maximiliano I y también a su hijo, el futuro rey español Carlos V. Gracias a numerosos contactos culturales, Cranach pintó también para los reyes de la dinastía de los Habsburgo checos y le fueron encargadas muchas obras para el obispo de Olomouc, de Moravia Central.

La obra dominante de la revista de la obra de Lucas Cranach en la Pinacoteca del Castillo de Praga es el Altar de Praga, creado por el pintor para la catedral de San Vito en 1520. Sin embargo, la obra fue destrozada cien años más tarde a principios de la Guerra de los Treinta Años por los calvinistas. Se conservaron solamente cinco fragmentos del altar, exhibidos juntos por primera vez.

Lucas Cranach el Viejo fue una persona controvertida, ya que pintó tanto para los reformistas alemanes - era el amigo de Martin Lutero - como para los católicos. No obstante, su estilo fue diferente para cada grupo, según explicó la coautora de la exposición, Olga Kotíková:

"Las obras encargadas por los partidarios de la Iglesia alemana - los reformistas - reflejan una moral interna y un mensaje intenso. Al contrario, los cuadros para los católicos son decorativos, ornamentales, sin ningunas ideas complejas y más asequibles al público. Su motivo más frecuente es la Vírgen María."

Forman el último grupo de sus obras los actos, en aquel entonces muy populares. Cranach creaba a peticiones privadas muchos cuadros con temas eróticos. Las más famosas son las variaciones del cuadro "Adán y Eva".

Lucas Cranach poseía un taller que producía cientos de obras, por eso fue inculpado de comercialización del arte. Por otro lado fue el pintor alemán más productivo y exitoso de toda la historia.

"Cranach no fue un genio, lo que facilita su imitación. A su legado artístico se arrimó su taller y sus hijos. También en muchas iglesias de campo, en la República Checa o Baviera topamos con una Madona, pintada al estilo de Cranach. La reproducción de sus obras tuvo también un efecto negativo, ya que Cranach fue considerado un pintor medio, lo que no es verdad," matizó la coautora de la exposición, Olga Kotíková.

Los aficionados a la pintura renacentista pueden acudir a la exposición Lucas Cranach el Viejo: Bajo el signo de la sierpe alada, en la Pinacoteca del Castillo de Praga, hasta el 8 de enero del año entrante.


25-10-2005