"Me conoce todo México", dice el actor checo, Bohumil Klepl

25-02-2003

"Me conoce todo México", suele decir medio en broma el actor checo, Bohumil Klepl. Durante dos meses viajó por varios estados mexicanos, actuando con su teatro de marionetas. Y aunque desde entonces han pasado más de diez años, sus recuerdos de México siguen siendo vivos. "Uno nunca puede olvidar un país tan hermoso", señala Klepl.

Fue en 1989 cuando Bohumil Klepl actuó por primera vez en México, en el Festival Cervantes. Junto con los hermanos Forman, hijos del famoso director de cine, Milos Forman, ofreció funciones de marionetas que tuvieron un gran éxito.

"Precisamente en el Festival Cervantes entablamos muchos contactos e hicimos muchos amigos. Dos años después volvimos a México por cuenta propia. Estuvimos allí dos meses, actuando prácticamente cada noche y muchas veces sin ser remunerados".

Así actuaron, por ejemplo, en las fronteras mexicanas con Guatemala.

"Allí nos presentamos ante el público indígena que probablemente nunca antes vio un teatro. Pero le puedo decir que fue el mejor público de mi vida, absolutamente espontáneo y agradecido. Y los indios estaban tan entusiasmados por nuestras marionetas que para homenajearnos, mataron un ternero".

Bohumil Klepl se ríe además que cuando la prensa local escribía sobre sus funciones de teatro, su nombre y apellido le parecían bastante complicados y por ello los traducía al español: Bob Tocar.

"En cuánto a nuestro repertorio, preparamos para el público mexicano un programa compuesto de chistes escenificados, cada uno de diez minutos como máximo. Se trató de un teatro de títeres combinado con el trabajo de actores. De los apuntes que más atrajeron la atención, hay que mencionar en primer lugar Crónica de una Muerte Anunciada, de Gabriel García Marquez, pero escenificamos también el musical West Side Story o la sátira El Inspector, de Gogol. Interpreté asimismo una pieza teatral internacional "Rey muerto rey puesto", que presento en diez idiomas y en la que la figura clave es siempre el rey según el país donde la escenifico. Es decir que en México salió victorioso en dicha función el emperador Maxmiliano. En ella traté de convencer a los mexicanos que la cerveza que beben la trajo a su país precisamente Maxmiliano Habsburgo, pero pienso que sin mucho éxito..."

¿Actuó entonces en español?

"No, hacía intentos de actuar en español. Pero a decir verdad, mi actuación en español se redujo a unas cuántas frases tales como "Mi novia no es virgen, me engañaron". Y para colmo de todo, estos gritos míos los acompañaba con títulos checos! No hablo español y lo siento mucho, el castellano es un idioma muy bonito. Pero como el director del teatro de Praga donde trabajo, sabe de mi afición por esta lengua, escenificó para mí una pieza en la que aparezco junto con una actriz checa de origen peruano. Ella actúa en español mientras que yo finjo que hablo español".

Bohumil Klepl destaca que de México lo que más le gustó fue el carácter alegre, vivo y agradable de los mexicanos. "Pese a la miseria que existe en muchas partes de ese país, los mexicanos viven bailando, cantando y sonriendo. Y como mi madre es armenia, heredé ese temperamento, bastante similar al de los habitantes de México", concluye el actor checo, Bohumil Klepl.

25-02-2003