No debe olvidarse la tragedia de Lidice

02-03-2004

"Nunca debemos olvidar la tragedia de Lidice", destacó durante su presentación de nuevo libro -sobre este pueblo checo, arrasado por los nazis- su autor, el historiador militar Eduard Stehlík. El libro se llama "Lidice: la historia de una aldea checa" y es el primero en no documentar solamente el año fatal de 1942.

Lidice se convirtió en símbolo de la brutalidad nazi. El 27 de mayo de 1942, un grupo de paracaidistas checos cometió un atentado contra Reinhard Heydrich, el jefe del Protectorado hitleriano de Bohemia y Moravia. El cuatro de junio Heydrich murió a consecuencia de las heridas sufridas.

La represalia nazi contra la nación checa llegó pronto. El diez de junio, las unidades SS cercaron un pueblo en Bohemia Central, Lidice. Los hombres fueron fusilados, las mujeres enviadas a campos de concentración y los niños, a la reeducación del Tercer Reich.

Eduard StehlíkEduard Stehlík Un mar de tinta ha sido gastado para describir esta tragedia. Sin embargo, la mayoría de los libros escritos al respecto, después de la Segunda Guerra Mundial, tienen un defecto común: se concentran exclusivamente en la destrucción de la aldea. El libro de Eduard Stehlík es el primero en romper este estereotipo.

"Es posible enseñar la dimensión de esta tragedia tan sólo cuando se familiariza a los lectores con la vida cotidiana de Lidice antes de su destrucción. La barbarie no se aprecia cuando escribo que 173 hombres fueron fusilados, se apreciara solamente cuando escriba sobre su edad, profesión y cuántos hijos tenían".

... así lo dice el historiador Eduard Stehlík y la directora del Monumento de Lidice, Marie Telupilová, agrega:

"El libro plasma la vida tranquila en Lidice desde finales del siglo XIX, aficiones a las que se solían dedicar sus habitantes y eventos culturales que se efectuaron allí. Para la gente de hoy es una singular crónica histórica".

 

Anna Nesporova, una de los testigos de la tragedia de Lidice con el libro de Eduard StehlíkAnna Nesporova, una de los testigos de la tragedia de Lidice con el libro de Eduard Stehlík Cuando empezó a escribir el libro, a Eduard Stehlík le pareció que ya habían sido estudiados todos los documentos históricos. Por lo tanto, le sorprendió mucho cuando el año pasado descubrió un conjunto de tres decenas de fotografías.

"Las fotos fueron tomadas por un gendarme checo inmediatamente tras la tragedia en Lidice. Los nazis no tuvieron unidades suficientes para cometer una atrocidad de tal envergadura y por ello, bajo amenaza de muerte, mandaron a Lidice gendarmes checos. Uno de ellos llevó consigo clandestinamente una cámara e hizo dichas fotografías".

Diecisiete mujeres y dieciséis niños de Lidice, testigos de la tragedia, viven todavía. Ellos y muchos descendientes de las víctimas, ayudaron a Stehlík a recolectar el material para el libro.

Marie Telupilová destaca que así, el historiador Stehlík obtuvo innumerables documentos nunca publicados hasta aquél momento.

"Claro que la aldea quedó reducida a ruinas. De ella no se conservó nada, pero muchas cosas, fotografías u objetos de uso diario, las mantuvieron los familiares y amigos de los habitantes de Lidice. Tras la Segunda Guerra Mundial, dieron la mayoría de estos objetos a disposición de la investigación histórica, con excepción de los objetos más íntimos que guardaron como recuerdo familiar".

El libro "Lidice: la historia de una aldea checa" fue editado en checo y en inglés, se prepara también una edición alemana. A la edición contribuyeron financieramente el Fondo Checo-alemán y el Ministerio de Cultura checo.

02-03-2004