Praga:toda la belleza del mundo

24-02-2004

Cuando alguien está enamorado se le nota, aún cuando trate de ocultarlo. El fotógrafo español Jordi Folck dice orgulloso que está enamorado, y ni más ni menos que de la capital checa. Está enamorado de Praga, de sus callejueas, de su atmósfera, de su gente. Para demostrar su amor tomó infinidad de fotos, y las mejores las reunió en una exposición que ha empezado a recorrer Europa.

Fotógrafo Jordi FolckFotógrafo Jordi Folck El fotógrafo Jordi Folck es un viajero apasionado que ha recorrido muchos lugares de nuestro planeta, pero asegura, con su autoridad de gran observador, que para él Praga es una ciudad que atrapa a quienes la visitan.

"Praga es una ciudad que te atrapa, quieras o no quieras te enamoras a primer golpe de vista y te retiene y te obliga a volver una y otra vez. De hecho mi exposición es el resultado de cuatro viajes a Praga. También tengo que decir que es muy fácil hacer fotografía en Praga, porque Praga es quizá, como buen viajero que soy diría, la única ciudad europea que es un gran museo al aire libre. Me conmocionó esa belleza, ese perfume, esa eternidad que hace de Praga una ciludad única y no voy a caer en eso de ciudad de cuentos, porque va más allá".

El éxito de la exposición ha sido tal que ha empezado a viajar por el Viejo Continente, uniendo el arte con la promoción de Praga, actualmente uno de los destinos turísticos más buscados en el corazón de Europa.

"La exposición empezó en Barcelona, de hecho es una exposición fotográfica literaria, itinerante con textos de algunos autores checos y españoles. La exposición viajará por España, tenemos ofertas también Francia y la he puesto ha disposición de la embajada de la República Checa en España para que se presente en Praga.

El fotógrafo Jordi Folck considera que a través de sus ojos de enamorado, los checos pueden redescubrir las bellezas de su ciudad. En el trajín diario las personas no tienen tiempo de empaparse de la belleza que les rodea, pero quizá un alto en el camino les ayude aunque sea por un momento a deleitarse de tante belleza.

"Mis ojos son ojos enamorados, lo que puede ocurrir es que los praguenses, por vivir en la cuidad no descubran, o mejor dicho, no se dan cuenta cuando van a sus trabajos donde están viviendo. Todos los días no pueden abrazar con sus ojos esa belleza que les rodea. Por eso alguien de afuera les presenta un ángulo diferente, que les dice vigila por dónde pisas, vigila por dónde pasas. Quizás esa mirada enamorada haga volver a tomar el amor de los checos por su cuidad".

Casi se nos olvidaba preguntarle a Jordi, por el nombre de la exposición...

"El título no es mío, se lo robé con todos los honores y privilegios al premio Nobel de literatura Jaroslav Seifert, se llama Praga:toda la belleza del mundo."

24-02-2004