Si Don Quijote fuera checo, Sancho Panza sería eslovaco

25-01-2005

Hace 400 años que fue publicado por primera vez "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha". Este aniversario se celebra tanto en España, como en otros países del mundo, incluyendo a la República Checa.

La República Checa se sumará a la conmemoración del aniversario que se está organizando desde España con varias actividades literarias, teatrales, musicales, cinematográficas, etc., según indicó Rocío Isasa, de la Embajada de España en Praga.

"Por seguir un orden, podemos empezar con las actividades que se van a incluir dentro de la Semana Cultural que organizan las lectoras de español en Praga. La semana será del 18 al 22 de abril. El día 21, va a haber una lectura pública de Don Quijote, una actividad que nació hace 10 años Madrid en el Círculo de Bellas Artes, a la que se suman varios países para leer el Quijote. Dentro de esa semana habrá además una conferencia sobre el Quijote, aunque no está definido aun el especialista".

En abril, un proyecto multidisciplinar que incluirá escultura, pintura, moda, teatro, etc., será inaugurado en Praga, pero la mayoría de las actividades se efectuarán en el segundo semestre del año: Por ejemplo, en septiembre habrá un concierto de la Orquesta Filarmónica de Praga, dirigida por Caballé Domenec, en el marco del Festival de Otoño de Praga. Ese mes se presentará, además, en la capital una obra del Teatro Negro de Praga, organizada en colaboración con la compañía teatral Fantasía, de España, que estrenará la pieza el 4 de febrero en Toledo.

"Del 26 de octubre al 28 de noviembre habrá una exposición titulada Caballero de la triste figura en las tierras de Bohemia con unas muestras de las distintas ediciones del Quijote en lengua checa. Habrá una actuación musical, una conferencia, a cargo de un hispanista, Julián Martín Avás, de la Biblioteca Nacional de Mardid, y se hará una edición de las obras expuestas en checo y en castellano. Paralelamente habrá un ciclo de cine que se llama Don Quijote a través del tiempo de celuloide con siete largos y siete cortos, rodados en distintos países, entre otros, checos, soviéticos y búlgaros".

 Don Quijote y Sancho Panza, ilustración de Quido Manes Don Quijote y Sancho Panza, ilustración de Quido Manes Con motivo del cuadrigentésimo aniversario de Don Quijote, está previsto realizar una nueva traducción del Quijote al checo, que correrá a cargo del hispanista Josef Forbelský, señaló Ramón Machón, de la Embajada de España en Praga.

"Es que el Quijote en checo no está a la venta, entonces la prioridad antes que cualquier de los otros proyectos de los que hemos hablado antes, es conseguir que se reedite. Como hay poco tiempo y la traducción nueva que está realizando el señor Forbelský va a tardar, porque no es un trabajo rápido, pues se trata de reeditar la que ya existía antes y estamos tratando con varias editoriales a ver cómo lo conseguimos lo antes posible y a ver si de alguna forma se puede ayudar en la financiación de esta reedición. Sería ideal hacer una edición de bolsillo más barata y una un poco más lujosa para vender".

Don Quijote forma parte inseparable de todos los libros de lectura escolares. Casi todos lo concocen, aunque no hayan leído la extensa obra entera.

"Creo que hay que ir quitándole importancia al Quijote entre comillas, para que la gente se relaje al leerlo, que no sea como leer la Biblia o una cosa así, sino que la gente se sienta a gusto leyéndolo, porque es una maravilla un mundo con un sentido de humor muy completo e interesante".

"La genialidad de la obra consiste en que Don Quijote y Sancho Panza se convirtieron en un arquetipo que existe en cualquier rincón del mundo", subraya Ramón Machón, agregando que todas las culturas tienen ese tipo de personalidades que se adaptan muy bien y por eso se convirtieron en figuras universales.

"Estoy de acuerdo con una opinión que he leído, no sé de quién es, pero estoy totalmente de acuerdo, y es que si Don Quijote fuera checo, Sancho Panza sería eslovaco en el sentido de que el checo siempre ha exaltado mucho su visión caballeresca del mundo y el eslovaco siempre era una persona más pragmática, más campesina, es decir, más materialista en el buen sentido de la palabra. No en el físico, sino en la mentalidad. Creo que eso es lo más importante que hizo Cervantes; retratar el alma humana en estos dos personajes."

Más detalles sobre el aniversario los encontrarán en la página web de la Embajada de España en Praga: www.embajada-esp-praga.cz

25-01-2005