Venezuela lleva a Lídice una jirafa, un rinoceronte y una mancha

08-06-2010

Plastilinarte es un taller venezolano que utiliza una peculiar forma para incentivar la creación artística de los niños, a través de la plastilina. Más de 40 dibujos de este taller se exhiben en la edición 38 de la Exposición Internacional de Arte Infantil de Lídice. Entre ellos, tres trabajos premiados con menciones honrosas.

Una jirafa con el cuello retorcido, un rinoceronte invisible y una mancha abstracta, al estilo Jackson Pollock. Esos son los tres trabajos del taller venezolano Plastilinarte, que recibieron menciones honrosas en la Exposición de Lídice.

Antonio Villarroel, director de Plastilinarte, en contacto telefónico desde Caracas, asegura que solo catalizan la curiosidad de los niños por las artes plásticas.

“Ya de por sí los niños tienen interés en las artes plásticas, pero la idea es que a través de la plastilina, ese interés crezca. Entonces utilizamos también otras herramientas, como creyones, pinturas, material de reciclaje. De alguna manera buscamos vincular todas estas herramientas plásticas con la literatura infantil”.

Antonio Villarroel sostiene que la idea es gatillar la imaginación de los niños, dar rienda suelta a esa libertad imaginativa. Entonces, para ellos, participar en Lídice, y además recibir tres menciones honrosas, es un gran estímulo para el trabajo que realizan.

“La exposición de Lídice es una de las más antiguas de arte infantil y una de las que tiene más prestigio en todo el mundo. Tienen 40 años haciendo esta exposición y anualmente se escoge un tema que acompañe la convocatoria de la exposición, aunque no sea obligatorio. En el caso de este año, que es la primera vez que participamos, el tema es la biodiversidad”.

Antonio Villarroel recuerda vivamente los tres trabajos de Plastilinarte premiados en Lídice. El primero, el de la jirafa, con el que goza mucho.

“El de la jirafa lo hizo una niña de seis años que se llama Andrea y el trabajo con ella fue muy rico porque cuando estábamos sentados dibujando al animal, en el taller del Museo de Bellas Artes, yo le pedí que hiciera un animal raro. Ella me dijo que quería hacer una jirafa. Y yo le dije que hiciéramos una jirafa distinta, graciosa, con un cuello gigante. Y a ella no se le ocurrió mejor idea que agarrarle el cuello a la jirafa y torcerlo de lo grande que era y a todos nos pareció divertidísimo”.

El siguiente es un dibujo no figurativo, una mancha abstracta muy interesante.

“El trabajo de Gabriel empezó como una mancha que hizo en la tabla de madera con creyones. Una mancha que algunos dicen que era una ballena, otros dicen que es un búho colgado boca abajo. Luego Gabriel empezó a experimentar con los materiales habiendo coloreado esta mancha en creyó se llenó las manos de pintura, era impresionante verlo con las manos llenas de pintura, fregándolas por toda la tabla, yo le tomé fotos, parecía un Jackson Pollock, como inspirado, manchándose él de pintura y manchando todo alrededor”.

Y también está el del rinoceronte invisible, uno de sus preferidos.

“El trabajo de Gregory es interesante porque quiso hacer un animal invisible. Quiso tomar, en este caso del rinoceronte, elementos que nos ayudaran a identificar que era un rinoceronte pero sin decir que era un rinoceronte. Entonces le quitó el cuerpo y le dejó las patas, los ojos, el cuerno y la cola, y todo el fondo negro”.

La presentación de estos trabajos de Plastilinarte en Lídice surgió a través de la Embajada de Venezuela en Praga, que contactó a Antonio Villarroel y le invitó a participar en Lídice.

Los 42 dibujos del taller Plastilinarte, entre ellos los tres que recibieron menciones honrosas, pueden ser admirados en la galería de Lídice hasta el 31 de octubre próximo.

08-06-2010