Cualquier negociación con Fidel Castro es un juego a cegarritas

05-11-2005

Las relaciones entre la República Checa y Cuba volvieron a tensarse. El pasado 28 de octubre las autoridades cubanas impidieron la celebración de una recepción que el encargado de negocios checo organizó con motivo de la fiesta nacional de la fundación de la Checoslovaquia independiente en un hotel de lujo de la capital cubana. Este miércoles la diplomacia checa entregó oficialmente una acerba nota de protesta contra esa intervención a la encargada de negocios cubana en Praga. Sobre las relaciones checo-cubanas conversaremos en esta edición del Totalitarismo a la democracia con un miembro de una organización humanitaria checa, que ha visitado Cuba recientemente.

¿Ha tenido la posibilidad de hablar con alguien que haya asistido a la recepción?

"He hablado con dos personas que asistieron a la recepción en la residencia del encargado de negocios checo. Ellos me dijeron que, a pesar de que el Gobierno cubano intenta producir el efecto de que fue el hotel el que decidió prohibir el festejo de la fiesta nacional checa, están seguros de que esa orden la consignó la Seguridad del Estado y el Gobierno cubano. Por otro lado, afirmaron que la recepción improvisada en la residencia del encargado de negocios checo fue muy agradable, ya que fue palpable una gran solidaridad con la oposición cubana y con la sociedad civil. A la residencia llegaron también numerosos representantes de las misiones diplomáticas de otros países que apoyaron las actividades de la República Checa".

Uno de los motivos de la prohibición de la fiesta fue la invitación de las Damas de Blanco. ¿Quiénes son esas personas, por qué su participación les ha dado mala espina a las autoridades cubanas?

"El Parlamento Europeo otorgó a las Damas de Blanco el premio por su aporte en la lucha por los derechos humanos, y eso probablemente provocó al régimen castrista para proceder de esa forma. Por otro lado, yo diría que esa razón fue secundaria, ya que el motivo principal es la postura crítica de la diplomacia checa en cuanto al régimen cubano y el hecho de que la Embajada checa en La Habana se esfuerza por ayudar a la sociedad civil y a la oposición cubana".

En el pasado, al presentar la República Checa en la ONU la resolución contra la violación de los derechos humanos en Cuba, delante de la Embajada checa en La Habana se efectuaron manifestaciones de agraviados ciudadanos cubanos. ¿Sucede algo parecido en la actualidad?

"En la actualidad no, según sepa yo. Pero la verdad es que esto es una cosa muy típica en Cuba, yo mismo tuve la posibilidad de hablar con muchos representanes de la oposición y familiares de los presos políticos, y todos ellos vivieron en los últimos dos o tres meses algo parecido. O sea que la Seguridad del Estado escenifica una manifestación, y doscientas, trescientas personas se reúnen delante de la casa de la familia de los opositores insultándoles y, a veces, incluso agrediéndoles físicamente cuando salen del edificio. Este proceder pretende dar la sensación de que los vecinos se sienten agraviados porque un contrarrevolucionario vive en su barrio, pero todos saben que los manifestantes son soldados y policías vestidos de civil y personas que reciben una remuneración financiera por esa actuación. Incluso un cubano me decía que en un lugar despachaban cerveza gratis para que la gente acudiera allí".

¿Se ha encontrado también con alguna de las Damas de Blanco?

"Tuve la oportunidad de hablar con algunas esposas de los presos políticos. Las Damas de Blanco no son una organización en el sentido estricto de la palabra. Todas las esposas de los presos políticos mantienen desde hace mucho tiempo la tradición de ir los domingos a la iglesia, reunirse en fechas especiales en La Habana y caminar por la Quinta Avenida. Es la única posibilidad que hay en Cuba de reunirse en público para los que protestan contra el régimen de Fidel Castro. A menudo no son muchas las damas que se reúnen de esta manera. Mucha gente va a la iglesia para apoyarlas, pero no lo comenta en público".

¿Se trata de mujeres que viven en La Habana, o acuden también de otras partes de Cuba?

"Participan también mujeres de otros lugares de Cuba. Claro, el transporte en Cuba es complicado, así que vienen únicamente un par de veces al año. Y si no pueden venir a La Habana se reúnen en otras ciudades, en las capitales de las provincias donde organizan las pequeñas reuniones de las Damas de Blanco".

¿Viajarán las Damas de Blanco a Europa para la entrega del Premio Sajarov?

"Si no me equivoco el Premio Sajarov se entrega en diciembre. Es muy difícil para estas mujeres salir de Cuba y viajar a Europa. Con el Premio Sajarov fue galardonado en el pasado el conocido disidente cubano Oswaldo Payá Sardiñas, y sólo gracias a la concesión de este Premio el régimen le permitió salir de Cuba. Esperemos que se logre también en el caso de las Damas de Blanco. El problema es que son muchas y no tienen una líder".

Volviendo a la recepción estropeada. En reacción a este incidente el ministro de RR. EE. checo, Cyril Svoboda, indicó que la Unión Europea debe revalorizar próximamente su política hacia Cuba y que en caso de que no cambie nada, solicitará endurecer la postura hacia el régimen de Fidel Castro. Los ministros de RR.EE. de la Unión Europea acordaron en enero suspender temporalmente hasta junio las sanciones diplomáticas contra Cuba. Hasta el momento no las ha renovado. Quizá uno de los impulsos por los cuales la Unión Europea atenuó entonces su postura crítica fuera el hecho de que Fidel Castro había insinuado que cambiaría su estrategia hacia la oposición, poniendo en libertad a algunos de los presos políticos de la primavera de 2003.

"Cualquier negociación con Fidel Castro, y en esto coinciden absolutamente todos, es un juego a cegarritas. Él es muy hábil en la manera en la que sabe aprovechar su propaganda en el extranjero. A veces parece que retrocede, pero él solamente se prepara para asestar a la oposición un golpe más duro. Por ejemplo, en primavera, se celebró en La Habana lo que se califica como la mayor reunión pública de la oposición cubana: la reunión general de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil en Cuba. Aparentemente Fidel Castro no intervino en su contra. Sin embargo, al cabo de unos meses, bajo otro pretexto, fueron detenidas varias personalidades principales que habían participado en ese encuentro después de manifestarse frente a la Embajada de Francia. Precisamente éste es el guión que sigue el régimen. Cuando le conviene, muestra al exterior que es abierto y acto seguido, a ocultas, o con el pretexto de otra actividad, logra minimalizar el espacio que tiene la oposición. En cuanto a la postura de la Unión Europea se refiere, todos los opositores en Cuba critican el hecho de que la Unión Europea no es capaz de coincidir en una sola postura. Yo estimaría que habrá también intereses económicos, por ejemplo, de parte de España o Francia. El intento de dialogar con Castro no tiene absolutamente ningún sentido y creo que todo el que lo intente durante algún tiempo lo descubrirá".

¿Y cómo evalúa la oposición las posturas de la República Checa? Dado que el oficialismo cubano las critica, muchos seguidores del régimen de Fidel Castro preguntan por qué la República Checa o países tan lejanos intervienen en la política interior de Cuba. ¿Cómo lo ven los que viven en Cuba?

"Me causó una sorpresa enorme lo positivas que son sus reacciones. Ya que no solamente Castro, sino también ellos mencionan a la República Checa en segundo lugar al hablar de los países que tratan de ayudar a la sociedad civil y a la oposición democrática en Cuba. Me sorprendió también lo cercanas que resultan la República Checa y Cuba. Aunque desde el punto de vista cultural y geográfico son muy lejanas, el régimen tiene muchas características comunes. La oposición democrática en Cuba observa admirando, podría decirse, lo que se ha logrado en Checoslovaquia y en la República Checa. En concreto, según mi opinión, el libro más leído en las bibliotecas independientes de Cuba es ´El poder de los sin poder´ de Václav Havel. Por otra parte, los jóvenes, que ni siquera están en la oposición, leen mucho a Milan Kundera".

¿Y en qué se parecen en concreto, según su opinión, el régimen actual cubano y el régimen comunista en Checoslovaquia antes de noviembre de 1989? Realmente se trata de dos países muy lejanos geográficamente, la mentalidad de la gente es distinta ...

"En Cuba es mucho mayor el miedo que logra provocar el régimen cubano en la sociedad encarcelando a la gente por veinte y no por tres años como ocurría en Checoslovaquia. Sin embargo, existe una gran similitud entre el carácter totalitario de la propaganda que realiza el régimen. Es decir aislar a sus propios ciudadanos de otras fuentes de información, dividir a la sociedad en partes individuales para que no pueda comunicarse entre sí, muy parecido es también el decaimiento de la moral general, de la cultura del comportamiento social. Aunque mi generación no puede recordar tanto el régimen anterior, me dio la impresión de que el gris y la extraña ideología marxista que no permite a uno comprenderla porque está llena de contradicciones y de doble pensamiento a la manera de Orwell, es muy parecido a lo que creó el Partido Comunista en Checoslovaquia".

¿Y cómo es en el caso de los jóvenes cubanos? Seguramente habló con la gente joven en la calle. Según sus comentarios ¿cree que están contentos en su país?

"He tenido la sensación de que en Cuba casi nadie está contento con su vida. Entre los jóvenes cubanos casi nadie cree en los ideales de la Revolución y del Gobierno de Fidel Castro. Por otro lado, debido al miedo y a la carencia de informaciones no son capaces de etender las cosas en un contexto más amplio y de decidirse a hacer algo. Así que más bien esperan lo que pase y tratan de sobrevivir".

Volviendo todavía a aquellos presos políticos de la Primavera de 2003 que fueron puestos en libertad. Puestos en libertad quizá entre comillas porque se trata de una libertad condicional y muchos de ellos tienen que volver a la cárcel ...

"Obtuvieron una licencia extrapenal, que contiene la cláusula ´hasta el momento en que mejore el estado de salud del preso´. De esta manera fueron ´puestos en libertad´ aproximadamente 16 de los 75 presos detenidos en la primavera de 2003. Es decir, ninguno de ellos está libre, la mayoría de ellos están en casa para que no se mueran en la cárcel debido a los graves problemas de salud que sufren. Tuve la oportunidad de hablar con un preso muy conocido, Margarito Broche Espinosa, de la provincia Villa Clara, que, si no me equivoco, sufrió ya dos ataques al corazón, y lo excarcelaron por motivos de salud. Lamentablemente, en su formulario consta que esta excarcelación es válida solamente durante cierto tiempo y él tendrá que volver a la cárcel el próximo mes. Veremos cómo actuará el régimen".

El régimen de Fidel Castro afirma que no se trata de disidentes, sino que estas personas son agentes pagados o mercenarios de EE. UU. Ud. los visitó en su casa y puede juzgar su nivel de vida.

"La mayoría de la gente no me dio absolutamente la impresión de que fuera pagada por alguien. En Cuba la situación social es muy difícil. A veces uno visita una familia que no pertenece a la oposición y que tiene familiares en el extranjero que les mandan dinero, o se ganan la vida en el marco del turismo, y en estos casos uno tiene la sensación de haber visitado un hogar común europeo, pero en absoluto es igual al ir a la casa de algún opositor o preso político cubano. La mayoría de ellos viven en casas que se desmoronan, y tratan de sobrevivir con lo poco que pueden conseguir. El mayor problema es el desplazamiento y los medicamentos básicos, que se consiguen muy difícilmente en Cuba".

¿Cómo consideran las actividades opositoras de sus prójimos sus familias?

"Eso me impresionó mucho, porque la mayoría de las esposas y de las familias de los presos políticos asumía de sus esposos, padres, tíos, su lucha por la libertad de expresión, por la democracia, y tratan de advertir sobre estos problemas. Su situación es muy problemática, porque todos han perdido el trabajo, sus familiares son blanco de amenazas para que no se incorporen a las actividades opositoras y además el régimen divulga la fama de que son esposas de criminales, así que para ellas es importante que sus vecinos sepan por qué luchan, que luchan solamente por la libertad de expresión y que no son terroristas".

¿Ha visitado también a alguna familia que tiene en la actualidad a alguien en la cárcel?

"Sí, visité por ejemplo a la familia de un preso que se declaró en huelga de hambre porque el servicio penitenciario le negaba desde hace un año tratamiento hospitalario, a pesar de que había sufrido un grave accidente automovilístico durante el traslado de una cárcel a otra".

¿Tienen los familiares la posibilidad de visitar a sus esposos, padres en la cárcel?

"Se permite una visita cada varios meses. En la mayoría de los casos se les permite hablar teléfonicamente unos minutos una vez a la semana o una vez cada dos semanas. No se trata de visitas privadas, siempre está presente un agente de la Seguridad del Estado o del servicio penitenciario para controlar que no se produzca un intercambio contrarrevolucionario de informaciones".

¿Tuvo también la oportunidad de seguir en Cuba los medios de comunicación oficiales? ¿Mencionaron el incidente con la recepción checa, hablan de la oposición, de sus reuniones, etc.?

"Los medios de comunicación oficiales en Cuba se cuidan mucho de no mencionar jamás a nadie de la oposición, para que su nombre no se haga famoso en Cuba, lo cual es un instrumento muy bueno para aislar a todos los disidentes".

¿Qué impresión le causaron los medios de comunicación cubanos? ¿Cómo informan sobre el acontecer?

"Yo estuve allí en una situación extraordinaria, cuando el tema principal era el huracán Wilma. Lo que me sorprendió fue el hecho de que todas las informaciones sobre el huracán, tanto en el periódico como en la televisión, resultaban más o menos positivas. Es decir que no se hablaba de los impactos negativos, de las víctimas, sino que sólo se decía cómo se iba a reconstruir y arreglar todo y que todo iba a ser mejor".

Se escribe en la prensa cubana o se habla en la televisión, en la radio, sobre los presos en Guantánamo?

"Se habla de todos los problemas de la política exterior e interior de EE.UU. Diría incluso que es siempre la noticia número uno en el telediario de la televisión cubana".

05-11-2005