Hay que presionar permanente al totalitarismo

10-07-2004

Con este nuevo espacio, "Del Totalitarismo a la Democracia", Radio Praga trata de ofrecer un vistazo sobre lo que ha representado el proceso de transición en la República Checa. Este espacio está dedicado a todas las personas interesadas en conocer detalles sobre la transformación checa desde la dictadura comunista hasta la democracia, por lo que creemos que encontraremos muchos radioescuchas en Cuba, donde importantes sectores de la población se preparan también para un proceso de cambio pacífico en la Isla.

Petr Kuta, abogado, explica a Radio Praga la importancia que tenían los movimientos opositores en este país durante el régimen anterior y envía a los cubanos un mensaje de aliento para que no renuncien a la lucha por los derechos humanos en la isla.

¿Qué importancia le atrubuye a proyectos como Carta 77 o Algunas Frases en la República Checa (entonces Checoslovaquia) de antes de 1989?

"Creo que proyectos como Carta 77 o Algunas Frases tuvieron una gran influencia en la vida política de nuestro país ya que los activistas o disidentes perseguían proponer cambios democráticos al gobierno de entonces. Eso representaba un llamamiento a nuestros políticos. En la República Checa (antes de 1989) faltaban los derechos políticos y eran violados los derechos humanos fundamentales: políticos, económicos, culturales estaban plasmados en esas iniciativas"

Y, ¿de qué manera influyeron estas experiencias en el posterior proceder de los políticos... me refiero a una vez instaurada la democracia?

"No sabría decir qué tan grande fue la influencia de estas iniciativas en el desarrollo posterior de nuestro estado, pero supongo que donde más se ejerció influencia (por parte de estos grupos) fue posteriormente en la creación de una nueva Constitución y de leyes sobre el respeto de los derechos humanos"

Y en su momento, ¿qué papel desempeñaban estos proyectos en la sociedad checoslovaca?

Petr KutaPetr Kuta "Tenían mucha importancia ya que la gente podía tener una nueva visión sobre la realidad. Representaban una esperanza de la llegada de la democracia... algún día. Todos sabían que existe un grupo de activistas opositores y que se esforzaban por hacer algo en contra de ese sistema comunista. Todas esas actividades atrajeron a muchas más personas, especialmente jóvenes, lo que significaba una permanente presión sobre el régimen comunista y a la vez un llamado a los políticos de países democráticos".

Es decir, el movimiento opositor checoslovaco tuvo un carácter concreto y práctico y no fue meramente simbólico.

"Claro que si. Por ejemplo, durante aniversarios como la creación de Carta 77, entre otros, se organizaban protestas y actividades que seguían ejerciendo esa permanente presión".

Si tuviera que analizar el momento histórico que está viviendo Cuba, ¿qué futuro le ve a iniciativas como el Proyecto Varela, gestada por el líder opositor Oswaldo Payá?, ¿Cree Ud. que tengan sentido?

"Yo creo que si. El Proyecto Varela tiene un sentido muy profundo. Además, resulta muy semejante a proyectos similares que surgieron en nuestro país. En Cuba el Proyecto Varela representa una gran esperanza para el cambio de la situación política y por ello resulta de suma importancia que exista."

10-07-2004