El Sparta ayuda a su mayor rival, el Slavia

24-04-2017

El Sparta de Praga ayudó a distancia a su gran rival, el Slavia, en su lucha por el título de la liga checa de fútbol. Los rojos derrotaron al Pilsen por 2-0 dando el liderazgo al equipo rojiblanco, que cantará el alirón en caso de no resbalar en las últimas cinco jornadas.

El guardameta David Bičík en un duelo contra Lukáš Hejda. Foto: ČTK.El guardameta David Bičík en un duelo contra Lukáš Hejda. Foto: ČTK. El Sparta de Praga, hundido en una profunda crisis, renació milagrosamente en el partido más seguido de la liga checa del pasado fin de semana entre el tercero y segundo equipo de la clasificación.

Los rojos se vieron obligados a dejar de pensar en el título al caer por la mínima la semana pasada en la cancha del Jihlava, que lucha por la permanencia.

El Sparta ocupa el tercer lugar de la clasificación con 12 puntos menos que el Slavia, o sea una desventaja prácticamente imborrable a falta de cinco partidos para el final de la liga. A lo mejor ese fue el motivo por qué los rojos jugaron esta vez sin nervios y superaron al Pilsen, que necesitaba ganar a toda costa para volver a asumir el liderazgo tras la victoria del Slavia en la cancha del Slovácko (0-2), según opinó el guardameta rojo David Bičík.

En caso de igualdad de puntos, el Pilsen ganaría la liga gracias a tener mejor diferencia de goles en el doble partido frente al Slavia (3-1, 0-1).

“Es raro. Pero la verdad es que tal partido uno lo juega más relajado sabiendo que si hubiéramos perdido, todos se habrían dicho: perdieron contra un equipo mejor, que está más arriba en la clasificación. Puedo hablar por mí mismo, no sé cómo lo tendrán los demás, pero yo quería disfrutar del partido, porque más abajo no podíamos estar después de lo que sucedió la semana pasada”, dijo.

Por su parte, el capitán del Pilsen, Roman Hubník, no se da por vencido, aunque sabe que a los cerveceros no les queda otra que esperar que el Slavia resbale en alguno de los últimos choques. Roman Hubník viendo la tarjeta amarilla sacada por el árbitro Zelinka. Foto: ČTK.Roman Hubník viendo la tarjeta amarilla sacada por el árbitro Zelinka. Foto: ČTK.

“No diría que esta derrota es crucial. Quedan otros cinco partidos. Por supuesto, nos lo hemos complicado. Si el Slavia gana los cinco choques restantes cantará el alirón, pero espero que ellos también pierdan algún punto. Tenemos que recuperarnos y seguir adelante”, indicó.

De todas formas no se esperan sorpresas en la próxima jornada, en la que el Slavia recibirá al Jablonec, mientras que el Pilsen se enfrentará al Dukla, o sea que ambos aspirantes al título serán claros favoritos al jugar contra los equipos que se mueven por la zona intermedia de la clasificación.

24-04-2017