El Sparta vuelve a resbalar y perder puntos

07-11-2016

El Sparta de Praga sigue cojeando en la liga checa. El subcampeón no ha salido del empate a cero frente al Liberec en la decimotercera jornada del torneo y tuvo que tragarse otra apertura de la brecha que lo separa del líder de la clasificación, el Pilsen, que batió al Jablonec por 3-1.

Expulsado Bořek Dočkal, foto: ČTKExpulsado Bořek Dočkal, foto: ČTK El Sparta de Praga en Liberec pagó caro la conducta tonta del cerebro de su juego ofensivo, Bořek Dočkal, expulsado a fines de la primera parte por dar un codazo al rival.

El subcampeón tuvo que centrarse luego, sobre todo, en la defensa y tuvo que reconciliarse con el empate.

Después de varios pinchazos sufridos en las jornadas anteriores, el Sparta se ve muy molesto por volver a perder puntos a estas alturas de la liga, según lamentó el arquero, Tomáš Koubek.

Tomáš Koubek, foto: ČTKTomáš Koubek, foto: ČTK “Bueno, hemos logrado por lo menos un punto aquí, pero el título se nos vuelve a alejar. Está bien que hayamos logrado defender el 0-0 con diez, pero nosotros necesitábamos ganar. La tarjeta roja dañó el fútbol, porque pudo haber sido un partido bonito, pero así nosotros no pudimos hacer más que defender el área grande. Es una pena para la hinchada y para nosotros, ya que hemos perdido otros dos puntos”, mencionó.

El Pilsen no falla

Por su parte, el líder de la clasificación aprovechó el empate de su gran rival para aumentar la brecha entre ambos equipos batiendo al Jablonec por 3-1. Los cerveceros no se pusieron nerviosos, ni siquiera al saber que el Sparta les habría ofrecido la posibilidad de aumentar distancias, según dijo el capitán del Pilsen, Roman Hubník.

Pilsen versus Jablonec, foto: ČTKPilsen versus Jablonec, foto: ČTK “Antes del partido conocíamos los resultados de los demás choques, pero tratamos de no pensar en ellos. Esos cálculos son traicioneros. Me alegro de que hayamos ganado y abierto un poco más la brecha”, dijo.

La liga checa volverá y reanudarse tras la pausa de selecciones en la que se jugará la cuarta jornada de las eliminatorias para el Mundial 2018. El cuadro nacional recibirá este viernes en Praga a Noruega y debe ganar a toda costa si quiere seguir pensando en conseguir el pasaporte para Rusia.

Los checos ocupan el penúltimo lugar del grupo C, solo por encima de San Marino, y suman apenas dos puntos, es decir, siete menos que el líder de la clasificación, Alemania.

07-11-2016