Invidentes checos, los primeros en correr el maratón por la Gran Muralla China

30-05-2016

El checo Jan Bauer y Ondrej Zmeškal han sido los primeros invidentes en participar en el maratón por la Gran Muralla China, una dura prueba de 42 kilómetros y 5.165 escalones, con empinadas subidas y bajadas.

 Jan Bauer y Ondrej Zmeškal, foto: Facebook oficial del proyecto 'Svět běhu' Jan Bauer y Ondrej Zmeškal, foto: Facebook oficial del proyecto 'Svět běhu' “Las manos son mis ojos” ese es el lema del checo Jan Bauer, que junto a su amigo Ondrej Zmeškal han sido los primeros invidentes en correr la maratón de la Gran Muralla China, una original carrera a lo largo de esta construcción milenaria que este año ha celebrado su 17ª edición.

La prueba, especialmente dura debido a sus pronunciadas cuestas y a sus larguísimas escaleras, fue superada sin más problemas que unos rasguños en la rodilla. La mayor dificultad, la altura desigual de los escalones en algunos tramos, fue abordada por los atletas de forma distinta. Mientras que Zmeškal se apoyaba en la barandilla, Bauer confiaba en sus guías, que le anunciaban las irregularidades conforme iban viniendo. De hecho los checos contaron con la ayuda de tres guías que corrieron junto a ellos durante la carrera.

Otros momentos de especial dureza fueron las cuestas empinadas hacia abajo sin escaleras, ya que los corredores podían fácilmente resbalar sobre el empedrado.

Jan Bauer acabó la carrera en el puesto 21 en la categoría de hombres entre 30 y 39 años, que comprendía a 138 corredores. Ahora Bauer considera emprender otras pruebas de carácter extremo u original, como maratones en la nieve o en el desierto, sin descartar los maratones convencionales sobre carretera, donde pueda correr al máximo de su capacidad. Bauer comenzó a correr hace cuatro años, pesaba entonces 150 kilos.