Plíšková luchará por las semifinales contra la número uno

23-01-2018

La tenista Karolína Plíšková derrotó a su compatriota Barbora Stýcová y pasó a los cuartos de final del Abierto de Australia en los que se enfrentará a Simona Halep.

Karolína Plíšková, foto: ČTKKarolína Plíšková, foto: ČTK La tenista checa Karolína Plíšková puso triste a otra compatriota suya en Australia: Después de haber superado a Lucie Šafářová, en la noche del lunes al martes derrotó también a Barbora Strýcová por 6-7, 6-3 y 6-2.

En el duelo entre las dos mejores tenistas checas, Plíšková se impuso tras dos horas y 42 minutos de juego y en la próxima ronda se enfrentará a la número uno mundial, Simona Halep.

Plíšková, que en caso de triunfar en Melbourne podría volver a asir el cetro de la reina del tenis femenino, indicó que en Australia tiene más posibilidades de superar a la rumana en vista a su fracaso en las semifinales del Abierto de Francia del año pasado.

A la checa le favorece ahora en el continente de los antípodas la superficie dura y la consecuente mayor confianza en sus capacidades en comparación con la tierra batida parisiense.

“En París también tuve al final algunas posibilidades de derrotarla, pero a principios no creía que pudiera superarla, y menos en tierra batida. Mi tenis aquí está mejorando y de tener suerte y jugar de día, bajo el sol, cuando las pelotas son un poco más rápidas, podría batirla a golpes. Ella también sentirá el cansancio tras los octavos de final, así que mis posibilidades seguramente son mayores que en París”, dijo Plíšková.

Barbora Strýcová, foto: ČTKBarbora Strýcová, foto: ČTK Mientras que Plíšková espera impaciente su próximo partido, Barbora Strýcová vivió en un lapso corto un doble desengaño en Melbourne, ya que poco después de perder contra Plíšková, cayó también en el dobles, al lado de Lucie Šafářová, ante la dupla chino-taiwanesa Peng Shuai y Su-Wei Hsieh con parciales de 1-6 y 4-6.

Stýcová indicó que el partido se vio marcado por el cansancio sufrido tras los octavos de final del cuadro individual que terminaron hasta a eso de las tres de la madrugada, hora local.

“Dormí apenas tres horas. Me acosté a las cinco y media y me desperté a las ocho y media. Traté de convencerme que igual todo iría bien, pero claro, luego todo es diferente. En la pista tienes que conectar todas las fuerzas. Para derrotar a estas rivales tienes que rendir al cien por ciento. Y yo no le he logrado”, indicó.

Del cuadro de dobles del Abierto de Australia se despidió también otra checa, Andrea Sestini Hlaváčková, que con su compañera taiwanesa Chan Yung-jan cayó ante la pareja húngaro-francesa Tímea Babos y Kristina Mladenovic por 4-6, 6-0 y 6-7.

23-01-2018