Termina la era medallista de la jabalina femenina checa

31-08-2015

Una gran desilusión vivió este domingo en el Estadio Nacional de Pekín la lanzadora de jabalina Barbora Špotáková. La atleta que desde 2006 estaba acostumbrada a ganar medallas en las competiciones más importantes, tuvo que conformarse con el noveno lugar en el campeonato mundial.

De rodillas y con la cara oculta en las manos. En esa posición terminó Barbora Špotáková al enterarse de que en su tercer intento la jabalina voló apenas a los 60,08 metros, distancia que la dejó a un paso de las ocho finalistas mejores.

Muy lejos del máximo

Barbora Špotáková, foto: ČTKBarbora Špotáková, foto: ČTK Mientras que en 2008 en el Nido del Pájaro corrió eufórica tras hacerse con el título olímpico gracias a su último intento tras adelantarse a la rusa María Abakúmova en una final inolvidable, siete años más tarde en el mismo estadio, Špotáková sufrió un gran desengaño cuando su rendimiento quedó muy lejos del intento de la ganadora Katharina Molitor, que se adjudicó el oro con los 67,69 metros.

La verdad que desde entonces, la situación en la vida de la doble campeona olímpica ha cambiado notablemente, sobre todo tras el nacimiento de su hijo, que en mayo cumplió dos años de edad.

Barbora Špotáková, foto: ČTKBarbora Špotáková, foto: ČTK Una vez terminada la competición de Pekín, la atleta admitió que algunas de sus costumbres son diferentes.

“Yo como madre ahora no necesito aclimatarme durante tanto tiempo, porque estoy acostumbrada a levantarme para trabajar a las tres o cuatro de la madrugada, me da igual. Es inútil que esté tumbada aquí diez días en la cama esperando y esperando, para mí no es ninguna ventaja. Eso era una de las cosas. Naturalmente, el cambio del clima también pudo influir. ¿Quién sabe?”, indicó

Río sigue siendo la meta principal

De todas formas, Špotáková no se rinde. Para la plusmarquista mundial (72,28 metros en 2008) la misión principal sigue siendo el ataque al tercer oro olímpico de su carrera el próximo año en Río de Janeiro.

Barbora Špotáková, foto: ČTKBarbora Špotáková, foto: ČTK “Este fracaso no es el fin del mundo, no voy a llorar ni lamentar. Más bien empezaré a buscar nuevas estrategias para el próximo año. Al pensar sobre el futuro, pienso en Río. Este año quería pasar una temporada más fácil y libre, y miren cómo terminé. Pero no pasa nada, sigamos adelante”, afirmó la lanzadora de jabalina.

31-08-2015