-123 minut: una formidable fusión de rock, funk y jazz

31-01-2016

Menos 123 Minutos. Bajo ese título actuó en el primer decenio de este siglo un grupo checo que repartía a los fans una música llena de energía, invención y virtuosismo. El trío, que debutó en 1999, lanzó durante su carrera cinco álbumes de estudio y un disco en directo. En Radio Praga les ofreceremos en la próxima media hora algunas de sus piezas más conocidas.

La ilusión de Shooba Dooba

-123 minut, foto: Wojtekskalski, CC BY-SA 4.0-123 minut, foto: Wojtekskalski, CC BY-SA 4.0 Illusion, así se llama la canción que abre el debut ‘Shooba Dooba’ lanzado por -123 minutos en 1999.

Ilusión, esa palabra expresaba bien la sensación de muchos aficionados checos a la música sedientos de una fusión moderna de rock, funk, soul y jazz que faltaba en el escenario checo en los años 90.

Así, equipado solo de guitarra, bajo y batería, el grupo -123 minutos apareció en los escenarios del país haciendo ilusión a los fans y ofreciéndoles una música cruda y enérgica.

Take it down, it's illusion
Won't be more
While the ultimate light will assure you
It's illusion

-123 minut, foto: Ben Skála, CC BY-SA 2.5-123 minut, foto: Ben Skála, CC BY-SA 2.5 La banda pronto se hizo famosa y conquistó las renombradas salas de concierto y festivales del país.

En 1999, el grupo recibió el premio Revelación de Año tanto por la Academia de la Música Popular Checa, como por las prestigiosas revistas musicales Rock & Pop y Rock Report.

Menos crudeza y más invención

En 2001, dos años después del debut, la banda -123 minutos lanzó su segundo disco, en el que restó crudeza a favor de una mayor compatibilidad e invención.

Zdeněk Bína, foto: Wojtekskalski, CC BY-SA 4.0Zdeněk Bína, foto: Wojtekskalski, CC BY-SA 4.0 El segundo disco titulado ‘Try’ recibió aún mejores críticas que el debut de la banda.

El grupo progresó bastante en su camino. La química musical entre los integrantes de la banda funciona ahora de manera más intensa y no permite que el escucha se aburra. Con esas y parecidas palabras se referían los expertos al segundo trabajo de la banda.

El nombre de -123 minutos raro no significa nada. Según aseguró el líder de la banda Zdeněk Bína, un día simplemente soltó el título sin tener en la mente nada en concreto y a partir de allí la banda actuó bajo ese nombre.

De todas formas, al hablar del grupo los fans checos dicen sencillamente “los minutos”, o sea Minuty.

Cold as a fish, entering this hall
I feel so small between these walls
Naked and high, running back inside
It's down below, it's down below

A la tercera va la vencida

Dicen que a la tercera va la vencida. Pues en el caso de la banda -123 minutos este dicho vale al cien por ciento.

El tercer disco de la banda titulado ‘Home?’, de 2002, suele ser calificado como el mejor de toda su trayectoria que confirmó su posición como el número uno checo de jazz rock.

Además de todos los estilos mencionados con anterioridad, la banda se dejó inspirar por la música oriental. Uno de los mayores éxitos de dicho disco ‘Seven Ways To Heaven’ muestra una fuerte influencia de la música árabe.

Una pausa en directo y un fin inesperado

Foto: Indies Scope RecordsFoto: Indies Scope Records La banda -123 minutos tardó tres años en lanzar un nuevo álbum entre su tercer y cuarto trabajo.

Para acortar el periodo de espera a sus fans, el grupo grabó un disco en directo, en el que amplió sus filas. El trío fue reforzado por teclado, flautas, saxófono y percusiones en la grabación titulada ‘-123 minutos XL Live’.

En 2009, la banda -123 minutos lanzó su último disco titulado ‘Dream’.

Sin embargo, el sueño de una de las bandas más prometedoras de los últimos años se esfumó inesperadamente poco después. A fines de ese año, el grupo avisó el fin de su trayectoria.

¡Qué pena!, lamentaron tanto los fans como los críticos musicales.

31-01-2016