Krausberry: lo mejor del blues rock checo

18-08-2019

Krausberry, que lleva actuando en los escenarios musicales 35 años, ha grabado a lo largo de su carrera solamente seis discos de estudio. Sin embargo, estos álbumes incluyen varios temas inmortales de la música moderna del país.

Fundada en 1984, la banda desde el principio tocaba una música cercana a la de los Rolling Stones, aunque siempre a su modo. Al líder de la banda, Martin Kraus, incluso suelen apodarlo como “el Mick Jagger checo” debido a su modo de actuación salvaje en los escenarios, ágil gesticulación y expresivas muecas que hace al cantar.

A él no le gustan mucho ese tipo de comparaciones y señala que bajo la época comunista no pudo seguir los conciertos de sus ídolos y entonces no pudo copiar a nadie. “No soy un plagiador. Al empezar a hacer música, no podía saber cómo actuaba Mick Jagger en los escenarios, pude ver sólo sus imágenes en los discos. Pero por otro lado, podrían compararme con intérpretes peores, pues qué más da”, señaló entre risas el cantante.

Canto expresivo y letras llenas de humor

El líder de Krausberry, Martin Kraus, decidió crear su propio grupo al abandonar la banda Bluesberry, en la que tocó la batería y cantó algunas canciones entre los años 1981 y 1984. Krausberry emprendió un viaje más allá del blues ortodoxo y peinado de Bluesberry, aproximándose más a la música rock.

El canto expresivo de Martin Kraus y las letras llenas de humor e ironía son rasgos típicos de sus canciones. ‘No habrá boda’ (Svatba nebude), así se titula otro de los temas famosos, recopilados en el primer álbum de Krausberry en 1989.

Kraus escribió la mayoría de las letras del repertorio, sin embargo, colaboró también con otros autores, sobre todo, con Zdeněk Vřešťál, guitarrista y cantante del grupo Nerez. Vřešťál puso letras a algunos éxitos de Krausberry, como por ejemplo ‘En tren rumbo a Kolín’ (Vlakem na Kolín).

Dos facetas de una banda

Foto: YouTubeFoto: YouTube A principios de los años noventa, el grupo pasó por grandes cambios personales y grabó su segundo disco titulado 'Basta Cariño' (Stačí drahoušku) que incluyó otro de sus grandes éxitos, titulado Můstek, o sea 'Puentecito'. La letra de este tema se basa en un juego de palabras. Můstek se refiere a un puentecito dental que perdió una mujer en la estación de metro de Praga del mismo nombre.

En 1991, la banda se disolvió temporalmente. Kraus reanudó su existencia en 1996, grabando el disco ‘En la rama’ (Na větvi). Hoy día, el grupo muestra en los conciertos dos facetas, o actúa con su formación completa o con una plantilla reducida y semi-acústica. Numerosos músicos tocaron en este grupo a lo largo de su existencia.

Pero a pesar de los cambios personales, la música de Krausberry sigue siendo estable. Se trata de uno de los grupos que no suele experimentar y jamás desengaña a sus seguidores, aunque su último disco de estudio lo lanzó en 2007 bajo el título ‘Ánimo’ (Nálada). Desde entonces editó en 2014 sólo un disco en vivo de un concierto grabado en la sala Malostranská Beseda de Praga.

18-08-2019