Perspectivas de la corona checa respecto al euro

02-04-2002

La moneda checa se sigue fortaleciendo y todo indica que esta tendencia continuará también en los próximos años.

Los expertos vaticinan que el próximo año la cotización de la corona checa será de 30 unidades por euro. El banco inversionista, JP Morgan, estima que en el curso de los próximos cuatro años un euro costará 25 coronas.

La corona checa es muy atractiva para los inversionistas y su fuerza crece debido a la gran afluencia de inversiones extranjeras, así como a la efectividad económica. Todo indica que esta afluencia continuará también este año.

Si el Banco Central interviene y trata de debilitar la corona, ésta podrá registrar en los próximos días o semanas un descenso. "Sin embargo, la tendencia hacia al fortalecimiento de la corona resurgirá," sostiene el analista, Robert Beange, del banco londinense Lehman Brothers.

Pero si el Banco Central no adopta ninguna contramedida, la barrera de las 30 coronas puede derrumbarse mucho antes. El economista del Banco Comercial Checoslovaco, Jozef Kovalovský, argumenta que el mercado percibirá esta pasividad como una señal para el ulterior ataque frontal a las nuevas cifras máximas. "Es difícil predecir, cuando la corona checa romperá el nivel de las 30 coronas, pero sea como fuere esa ruptura es inevitable," afirma Kovalovský.

El avance de la corona checa continuará hasta que se produzca un gran cambio económico, por ejemplo, una recesión o el surgimiento de una situación política inestable.

"Prescindiendo de los ingresos adquiridos a través de la privatización, se espera una afluencia de inversiones tan masivas, que la corona checa continuará fortaleciendo," constata en su análisis la institución bancaria, Commerzbank. Para los inversionistas extranjeros la República Checa resulta ser actualmente el país centroeuropeo más atractivo, y la corona checa la moneda de mayor preferencia.

Sin embargo, las opiniones acerca de las perspectivas de la economía checa son muy variadas. La Oficina de Estadística Checa, así como muchos economistas esperan que la prometedora subida continue también este año. Pero al mismo tiempo aparecen grandes riesgos.

Las empresas industriales producen cada vez más, pero la demanda disminuye, y la mercancía se acumula en los almacenes. Según el banco JP Morgan, el fortalecimiento de la corona se debe también al crecimiento de la productividad.

Las economías de los países más fuertes de la Unión Europea padecen de una crisis y sus efectos se manifiestan también en la República Checa. Los problemas de Europa occidental constituyen otro motivo del fortalecimiento de la corona.

Las dificultades eurooccidentales en combinación con la fuerte corona tienen un efecto desfavorable para los exportadores checos. El Primer Ministro checo, Milos Zeman, advirtió que una corona así de fuerte comienza a perjudicar la economía nacional, pero si la cotización se estabilizara sería estimulante.

02-04-2002