Agricultores checos temen las nuevas normas de cultivo de lúpulo

14-09-2016

La cosecha de lúpulo en Chequia será muy favorable este aňo, según calculan los especialistas. Se cuenta con unas 6.000 toneladas de esa importante materia prima para la fabricación de la cerveza. A la vez los agricultores temen el futuro, en vista de las directivas de la Comisión Europea que limitan la utilización en este tipo de plantaciones de compuestos a base de cobre, en forma de fungicidas, para combatir los hongos.

Foto: H. Zell, CC BY-SA 3.0Foto: H. Zell, CC BY-SA 3.0 El rendimiento de los cultivos de lúpulo depende mucho del estado del tiempo, así como de la aparición de diversas plagas en forma de hongos, indica Luboš Hejda, presidente de la Unión de Cultivadores de Lúpulo en la República Checa. La protección de los cultivos ante los hongos con utilización de fungicidas resulta por ello muy importante, según acotó.

Las nuevas directivas de la Comisión Europea establecen que a partir de 2018 se podrán emplear sólo cuatro kilos de cobre por cada hectárea de plantaciones de lúpulo. Hejda insiste en que esta cantidad es absolutamente insuficiente para proteger los cultivos de los hongos. Apunta que en vista de los cambios del clima este aňo, de haber entrado esas directivas ya en vigor, sería el fin del cultivo de lúpulo en la República Checa.

El peor aňo para los agricultores que se dedican al cultivo de lúpulo fue el 2015. Esto se debió a la extrema sequía y calor y el resultado fue la cosecha de sólo 4800 toneladas de lúpulo. Por el contrario, el 2016 es prometedor y los cultivadores en Chequia confían en que serán capaces de satisfacer a todos sus clientes, tanto del interior del país como del exterior. Por el momento no quieren ni pensar cómo será en el futuro, con cambios inesperados del tiempo y sin una suficiente protección del lúpulo con fungicidas.

14-09-2016