Al ministro de Finanzas le salen sus cuentas

03-02-2015

El Grupo Agrofert, un conglomerado de empresas de comida checa, agricultura, química y medios de comunicación, propiedad del ministro de Finanzas checo Andrej Babiš continúa con sus buenos números y su expansión. Sus ingresos consolidados del año pasado aumentaron en más de 108 millones de euros.

Andrej Babiš, foto: Filip JandourekAndrej Babiš, foto: Filip Jandourek Al ministro de Finanzas Andrej Babiš le salen las cuentas. Al menos, las de sus empresas. Durante el pasado año, su conglomerado de compañías con intereses en la agricultura, la comida, la química y los medios de comunicación registró unos beneficios casi un 20% mayores que en 2013. A la cabeza estuvo su empresa de productos agroquímicos SKW Piesteritz Stickstoffwerke.

Agrofert controla un total de 223 empresas y es uno de los conglomerados empresariales más importantes del país. Además de ser la entidad de más calado en el sector de la agricultura y la producción de alimentos, se sitúa en segundo lugar en el sector químico. En total, el grupo emplea a 34 mil personas.

Un éxito empresarial que no ha gustado a los oponentes de Babiš, que le acusan de aprovecharse de su puesto como ministro de Finanzas para utilizarlo en su propio interés. Críticas a su conglomerado que Babiš, como líder del movimiento ANO, ha dado la vuelta aduciendo que si llega a gobernar lo hará con los mismos resultados que con sus empresas.