Chequia no se detendrá en su compromiso por la unión energética europea

03-04-2015

La República Checa tendrá una mayor seguridad energética, fuentes de suministro más fiables y una interconexión muy superior. Esas son las conclusiones, o al menos los objetivos, que se marcaron en su reunión de este jueves el primer ministro, Bohuslav Sobotka, y el vicepresidente de la Comisión Europea a cargo de Unión Energética, Maros Sefcovic.

Foto ilustrativa: Štěpánka BudkováFoto ilustrativa: Štěpánka Budková El proyecto de la unión energética de la UE, aprobado en la cumbre de marzo, pretende garantizar energía segura y sobre todo barata para los ciudadanos y las empresas, reducir la dependencia europea de las importaciones de gas de Rusia y reforzar la posición de la Unión en las negociaciones sobre los contratos energéticos.

Con estas premisas, este jueves, el primer ministro, Bohuslav Sobotka, y el responsable de Unión Energética de la Comisión Europea, Maroš Šefčovič, acordaron el apoyo de Chequia a la unión energética europea basada en la mayor seguridad energética gracias a interconexiones entre los Estados miembros. Ambos dirigentes debatieron también otras líneas de cooperación entre Bruselas y Praga, así como la preparación de la presidencia checa del grupo energético de Visegrad -compuesto también por Hungría, Polonia y Eslovaquia- que la República Checa asumirá en julio.

En la reunión estuvieron también presentes el ministro de Relaciones Exteriores, Lubomír Zaorálek, el ministro de Industria, Jan Mladek, y el secretario de Estado de Asuntos Europeos, Tomáš Prouza, quien, ese mismo día, en el Foro Europeo de Energía de Praga explicó que el proyecto de una unión energética conjunta no tendrá éxito a menos que en todos los países se apliquen las mismas reglas.

Šefčovič dijo también que los países del sudeste de Europa pueden haber confiado excesivamente en los proyectos Nabucco y en el gasoducto South Stream, que finalmente no se están llevando a cabo. "Creo que hemos tenido éxito en persuadir a los representantes de otros Estados de que deben cambiar su enfoque de la cuestión", subrayó Šefčovič al respecto.

Mládek señaló la necesidad de interconectar el debate nacional y europeo en materia de energía, y reiteró que la República Checa quiere poner énfasis en las fuentes de energía nacionales. "Queremos garantizar la seguridad energética del país para no depender de la energía desde el extranjero", dijo el secretario de Estado que ya ha comenzado una serie de visitas a las capitales de los países de la UE para debatir la política energética europea.

03-04-2015