El Ayuntamiento de Praga quiere incrementar la recolección de residuos biológico

21-06-2019

Los costes de la recolección de residuos comunales en la capital checa podrían aumentar en un 30% al menos de acuerdo con un nuevo decreto preparado por el Ayuntamiento de Praga. Al mismo tiempo, los concejales quieren introducir la recolección de residuos biológicos, que debería ser considerablemente más barato.

Foto ilustrativa: Lenka ŽižkováFoto ilustrativa: Lenka Žižková Los hogares de Praga actualmente pagan entre 3 euros y más de 195 euros al mes por la recolección de desechos, dependiendo de la frecuencia y el tamaño de su contenedor de desechos.

La recolección de residuos biológicos la proporciona actualmente la empresa de propiedad de la ciudad Pražské služby y los ciudadanos de Praga deben solicitar el servicio directamente con la empresa. En el futuro, el Ayuntamiento de Praga desea hacerse cargo del servicio, reduciendo el costo del servicio en un 50 por ciento.

En este momento, hay alrededor de 13 000 hogares en la ciudad que pagan por el servicio de recolección de desechos biológicos. El Ayuntamiento desearía duplicar esa cifra para 2020. Los contenedores de desechos para residuos biológicos no serán obligatorios y solo se entregarán a los hogares que los soliciten. La ciudad también está considerando construir una nueva planta de compostaje en el distrito de Kyje. Uno de los objetivos es reducir la cantidad de material biológico en los residuos comunales, porque complica el proceso de incineración.

"Los ciudadanos que separan sus residuos no pagarán dinero extra en el futuro", dijo a ČTK Petr Hlubuček, Consejero de Medio Ambiente de Praga y agregó que los contenedores amarillos y azules para plástico y vidrio se seguirán recolectando sin costo alguno.

Las tarifas de recolección de residuos no se han incrementado desde 2007. En este momento, la Ciudad de Praga subsidia los servicios en 250 millones de coronas al año.

El año pasado, los ciudadanos de Praga produjeron más de 320 000 toneladas de desechos, en comparación con las 304 000 toneladas en 2017. Las personas separaron unas 57 000 toneladas, lo que representa el 18% de la cantidad total.

21-06-2019