El final del invierno salva las cuentas de las pistas de esquí checas

24-03-2015

El sector del turismo de montaña checo ha acabado el invierno con buenas cifras gracias a las últimas nevadas de principios de año. Los operadores de los resorts de esquí esperan que cuando acabe la temporada hayan pasado pos las pistas checas más de 180.000 esquiadores.

Foto: Miloš TurekFoto: Miloš Turek La temporada de esquí se ha salvado. Así de convencidos se han mostrado los operadores de las estaciones de montaña cuyas estimaciones de beneficios han mejorado a medida que iba pasando el invierno. Lo que en diciembre se antojaba como una temporada desastrosa sin apenas nieve en las cumbres, ha ido mejorando y ahora se espera que las pistas puedan abrir hasta pasada la Pascua.

A pesar de ello, los empresarios del sector se siguen quejando de los elevados gastos que supone poner en funcionamiento los complejos. Un precio que se encarece por el elevado mantenimiento derivado de tener en funcionando los cañones de nieve artificial. Y es que hasta el final del invierno la nieve no ha hecho aparición en cantidades suficientes en las montañas checas

Un aumento de los gastos que al final acaban pagando los clientes de estos centros, que ante la subida de las tarifas, deciden trasladarse a practicar esquí al otro lado de la frontera, a Polonia, donde se están construyendo más resorts y el precio es más bajo.

A pesar de ello, son muchos los esquiadores que aún visitan las estaciones checas de esquí y desde la patronal del sector esperan llegar a los 180.000 clientes al final de la temporada. Una cifra que supone un aumento del 30% en comparación con otros años y cuyo beneficio se destinará a pagar los préstamos que se contrataron para mejorar las infraestructuras.

24-03-2015