El mercado automovilístico checo contra el fantasma de la recesión

19-07-2019

La venta de automóviles está decreciendo en Europa, lo que preocupa especialmente a los países cuya economía es muy dependiente de la venta de coches, como es el caso de la República Checa.

Foto: YouTubeFoto: YouTube La República Checa alcanzó en 2018 cifras de récord en lo que se refiere a la venta de automóviles, un mercado liderado principalmente por la compañía Škoda Auto. No obstante, este año la situación es distinta.

Pero la situación no llega de forma inesperada al sector, la media europea de venta de automóviles ha bajado por décimo mes consecutivos y la Unión Europea está viviendo una desaceleración de la economía.

En opinión de Bohdan Wojnar, miembro de la junta directiva de Škoda Auto y presidente de la Asociación de la Industria Automovilística, es evidente que la República Checa ya ha tocado techo en esta industria, pero se muestra firme cuando escucha la palabra “recesión”: “no es algo que amenace en estos momentos a la economía checa”.

Dentro del caso particular checo, Wojnar destaca que la industria automovilística se ve afectada por la falta de capacidad para aumentar la fuerza laboral, lo que le resta potencial económico.

Pero, por supuesto, la situación a nivel mundial no es indiferente para la República Checa. El mercado europeo se ve afectado por cualquier altibajo de Alemania, y al mismo tiempo, la guerra comercial entre Estados Unidos y China y la situación con el brexit no mejoran el escenario global.

Según Bohdan Wojnar, la industria del automóvil está avanzando en tres temas principales: movilidad digital, coches eléctricos y vehículos autónomos. Asuntos en los que la República Checa deberá avanzar si quiere estar preparada para el futuro. Aunque para el avance de la electromovilidad, asegura, es necesario que el Gobierno ponga menos obstáculos.

19-07-2019