La caída de la corona obliga a los checos a quedarse en casa por vacaciones

02-04-2015

El número de viajes al exterior de los checos se redujo un 3% el año pasado, en cambio, el número de recorridos de larga distancia dentro de la República Checa aumentó un 8%. Datos que según las asociaciones de agencias de viajes se deben a la caída del valor de la corona.

Foto: Matěj SkalickýFoto: Matěj Skalický Los checos prefieren viajar sin salir de la República Checa. Esa es la tendencia que señalan los últimos datos ofrecidos por la Oficina de Estadística, que muestran como el número de viajes al exterior de los checos se redujo un 3% en 2014, hasta los 4,06 millones de desplazamientos trasfronterizos. En el lado opuesto de la balanza, el número de desplazamientos de largo recorrido dentro de Chequia aumentó un 8%, alcanzando los 7,7 millones.

La Asociación de Agencias de Viajes (ACK) atribuye la disminución de los viajes al extranjero a una corona más débil. "El número de viajes al extranjero, por supuesto, estuvo influenciado significativamente por la medida del Banco Nacional Checo que condujo a una menor tasa de la corona, algo que tuvo un impacto en los viajeros individuales", dijo la portavoz de la asociación, Eva Mračková.

"La caída [en el número de viajes al extranjero] afecta principalmente a los grupos de bajos ingresos de la población. Estas personas sopesan cada año si volar o no a sus destinos de vacaciones. Ahora, debido a la corona débil, prefieren viajar por carretera o permanecer en casa", explicó Jan Osuch, portavoz del operador turístico Fischer.

Croacia e Italia siguen siendo los destinos favoritos de los checos, mientras que Francia estuvo entre los lugares menos solicitados. En especial, durante 2014, la demanda de viajes subió para Egipto y para Hungría.

02-04-2015