La Cámara de Comercio critica el proyecto de cierre de las grandes superficies los días festivos

06-02-2015

Los empresarios checos de la Cámara de Comercio se han mostrado tajantemente en contra del plan que obligaría a las grandes superficies a cerrar los días festivos a nivel estatal. La propuesta del Senado tendría como objetivo mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, pero, según los empresarios, podría desembocar en reducciones salariales o incluso despidos.

Foto ilustrativa: Tomáš AdamecFoto ilustrativa: Tomáš Adamec Un grupo de senadores socialdemócratas ha presentado un proyecto de ley que haría ilegal la venta en aquellos establecimientos de más de 200 metros cuadrados el día de Año Nuevo, el Lunes de Pascua y otros cinco días festivos estatales. Una medida que también se aplicaría a las tiendas de segunda mano, las casas de empeño, y a los comerciantes de chatarra.

Un polémico proyecto de ley que castigaría con multas de hasta un millón de coronas checas el primer incumplimiento de la misma, y con cinco millones si se reitera.

Vladimír Dlouhý, foto: Filip JandourekVladimír Dlouhý, foto: Filip Jandourek A favor de la medida estarían también los sindicatos, algunos líderes de la Iglesia Católica y el partido comunista. En contra, la Cámara de Comercio de la República Checa, cuyo presidente, Vladimir Dlouhý, ha puesto el grito en el cielo al asegurar que esto supondría una intervención injustificada por parte del Estado en el ámbito empresarial y que desencadenaría despidos y reducciones salariales.

Para la Confederación Checa de Comercio y Turismo, la autorregulación es la mejor solución y no lo que proponen desde el Senado, que, explican, “se podría entender como el deseo de frenar la creciente cultura del consumo en Chequia”.

06-02-2015