La Comisión Europea pide a Chequia que cumpla sus compromisos nucleares

25-07-2017

Las medidas para el tratamiento de residuos nucleares en la República Checa vuelven a estar bajo la mirada de la Comisión Europea. El retraso en la actualización de su línea de trabajo sobre el tema, podría conllevar sanciones por parte de la institución.

Foto: Idea go, FreeDigitalPhotosFoto: Idea go, FreeDigitalPhotos Chequia posee en la actualidad alrededor de 10.000 toneladas de residuos nucleares altamente radiactivos provenientes de sus plantas nucleares y de otras actividades civiles. A pesar de que el combustible gastado por las centrales es almacenado en barriles, estos se deteriorarán antes de que su contenido llegue a ser seguro.

En 2002 ya presentaron un programa para encontrar un lugar donde construir un cementerio nuclear, centrando su interés en siete localidades geológicamente adecuadas y cercanas a la central nuclear de Dukovany. El plan se vio truncado por las protestas locales, haciendo retroceder al gobierno.

Debido a este parón y a su falta de actividad, la Comisión Europea está vigilando a la República Checa y le insta a actualizar su programa. El país es junto con Austria, Italia, Portugal y Croacia uno de los cinco miembros que no aprobó sus planes a largo plazo en materia nuclear el pasado agosto.

Edvard Sequens, foto: Khalil Baalbaki, ČRoEdvard Sequens, foto: Khalil Baalbaki, ČRo En estos momentos, se encuentran trabajando en un cronología para desarrollar el acuerdo. Para 2025 tienen que haber elegido el lugar donde se ubicarán los depósitos nucleares, en 2050 empezará su construcción y en 2065 ya tendrá que estar acabada.

El experto energético del grupo ecologista Calla, Edvard Squens, ha expresado en la Radio Checa que ʺHay actualmente muchas presiones para elegir un lugar en muy poco tiempo y seleccionar dos posibles localizaciones en 2020, siendo bastante poco realista. Un lugar definitivo debería ser elegido en 2025. No existe nada actualmente para sugerir que habrá un retraso en estos planes. De hecho, se espera que un laboratorio subterráneo pueda estar creado en 2035 y después de estos, si las condiciones geológicas son aceptables, el depósito saldrá adelanteʺ.

La estrategia comenzada en 2002 está siendo actualizada ahora a través de una consulta popular. Los ecologistas argumentan que el gobierno debería utilizar los avances tecnológicos para ofrecer otras opciones respecto a los residuos nucleares futuros.

25-07-2017