La corona checa rompió un récord frente al dólar

11-06-2002

Los expertos recomiendan a los turistas checos comprar dólares para sus vacaciones de verano, ya que la moneda nacional superó el récord de cotización de 1999.

La corona checa mantiene una tendencia de fortalecerse frente al euro y al dólar. Su cotización frente a la divisa estadounidense se aproximó recientemente a las 32 coronas, alcanzando así su valor más fuerte desde enero de 1999.

Los analistas sostienen que este endurecimiento de la cotización se debe al debilitamiento de la moneda estadounidense frente al euro. El analista Jan Schiesser constató que el dólar pierde bajo la influencia de una masiva venta de las acciones estadounidenses tras la reanudación de las preocupaciones de los inversionistas por los resultados de contabilidad de las sociedades en EE.UU.

Por su parte, el experto de Raiffeisenbank, Ivo Nejdl, sostiene que el euro logró frente al dólar su máximo nivel durante los últimos 16 meses, y que no se puede excluir un ulterior fortalecimiento que es casi seguro. Pese a ello, Nejdl no espera que para finales de este año se producirá un fortalecimiento radical del euro frente al dólar.

En los próximos días se espera un debilitamiento de la corona frente al dólar, pero posteriormente debería producirse un nuevo fortalecimiento. El representante de la institución bancaria Volksbank, Vladimír Pikora, recomienda a los turistas checos que se preparan para disfrutar de sus vacaciones en las próximas semanas en el extranjero y que necesiten comprar dólares, deberían realizar la transacción precisamente en la actualidad.

"Sin embargo, los checos que quieren pasar sus vacaciones en el extranjero tan sólo en invierno no deberían precipitarse y esperar", expresó Vladimír Pikora.

El fortalecimiento de la corona checa frente al dólar no provoca efectos negativos para la economía nacional, porque alrededor de tres cuartas partes de las exportaciones checas se realizan a través del euro.

De ello se desprende que la nueva correlación entre la corona y el dólar no tendrá influencia sobre las exportaciones checas. Además de ello, los últimos datos estadísticos indican claramente que los exportadores saben resistir muy bien la tendencia de fortalecimiento de la moneda nacional.

La fuerte corona se refleja positivamente también en los precios del petróleo y el gas importados. Sin embargo, en vista del inicio de la principal temporada automovilística de verano no podemos prever un descenso de precios de los combustibles, declaró Jan Schiesser. "Se puede esperar más bien un estancamiento al actual nivel", agregó Schiesser.

Tampoco en la esfera de los paquetes turísticos a las regiones donde prima el dolar se puede esperar un descenso de los precios. Con los viajes turísticos más baratos pueden contar más bien los ciudadanos checos que viajarán independientemente, sin mediación de agencias de viajes, señaló el analista Schiesser.

11-06-2002